Entre flores de Cempasúchil, papel picado, pan de muerto, y otros elementos, se realizó el altar otomí en honor al maestro Silvestre Pérez Bárcenas.

San Juan del Río, 3 Octubre 2020.- Entre flores de Cempasúchil, papel picado, pan de muerto, y otros elementos, se realizó el altar otomí en honor al maestro Silvestre Pérez Bárcenas, quien por 25 años se dedicó a la cestería en el Centro Cultural de Tequisquiapan.

Con la participación del DIF Municipal y el Centro de Cultura de Tequisquiapan, instalaron el altar de muertos ubicado en el centro del Pueblo Mágico, con la finalidad de preservar las tradiciones y recordar a quienes se adelantaron y que viven en nuestro corazón.

La presidenta del DIF Municipal, Norma Mejía Lira, comentó que el altar es una ofrenda de la cultura mexicana, en la que las personas recuerdan a sus fallecidos a través de un diálogo con su recuerdo en vida, en el que los vivos reciben a las ánimas de sus fallecidos.

El altar de muertos busca que tanto los vivos como los muertos puedan compartir un momento, al repartir el pan, el agua, la sal, el vino, entre otras cosas que contenga la ofrenda y que son parte de lo que a las ánimas les gustaba en vida.

De ahí que es importante que se encuentren todos los elementos necesarios para que su estancia sea placentera.

“Este año es diferente de otros años, por lo que solo hicimos un único altar, para seguir recordando nuestras tradiciones y costumbres, por nuestros seres queridos que ya no están con nosotros, con este altar celebramos a nuestros fieles difuntos.

Por su parte la directora del Centro Cultural de Tequisquiapan Cecilia Guillermo prieto Michaus comentó que con el altar de muertos se busca que tanto vivos como los muertos puedan compartir un gran momento.

Finalmente hicieron la invitación a no olvidar las medidas sanitarias, estamos haciendo este esfuerzo en esta administración, y tener el respeto de tomar la sana distancia, para que podamos seguir conservando nuestras tradiciones.