La OMS recomendó limitar las medidas aplicadas a los viajeros internacionales para intentar frenar la expansión del coronavirus. FOTO: EFE/EPA/Emanuele Valeri.

Ginebra, 30 oct (EFE).- El Comité de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la COVID-19 recomendó hoy limitar las medidas aplicadas a los viajeros internacionales para intentar frenar la expansión del coronavirus, tales como las cuarentenas.

El comité, reunido al cumplirse nueve meses de la declaración de alerta internacional por la COVID-19, pidió a los países miembros de la OMS que “las medidas que afecten al tráfico internacional, incluyendo tests y las cuarentenas, se basen en riesgos, evidencias, y sean coherentes, proporcionadas y limitadas en el tiempo”.

El presidente del comité, Didier Houssin, explicó que la nueva recomendación se emite teniendo en cuenta que muchas aerolíneas y aeropuertos están llevando a cabo tests previos al vuelo que pueden reducir la necesidad de cuarentenas a la llegada a otro país, una medida que ha reducido en gran medida el tráfico aéreo este verano.

“Es difícil alcanzar un equilibrio entre el riesgo de viajar y el impacto económico de las medidas, por lo que los estados miembros tienen que jugar un papel importante a la hora de decidir estas medidas”, subrayó Houssin en rueda de prensa.

El comité también pidió a la propia OMS que “actualice y revise las recomendaciones para viajes internacionales” hacia medidas más eficaces y que consideren las capacidades de respuesta a la pandemia de los países de destino.

En los últimos meses, el sector del transporte aéreo, uno de los más afectados por una pandemia que durante meses dejó en tierra a la mayor parte de su flota global, ha pedido que se sustituyan las cuarentenas a viajeros a su llegada a determinados países por los test de diagnóstico rápidos de COVID-19.

Por contra, un estudio publicado esta semana por la Universidad de Basilea (Suiza) defendió que la relajación de las limitaciones a los viajes este verano pudo contribuir a que determinadas mutaciones del coronavirus, como una detectada primero en trabajadores agrícolas del noreste de España, sean ahora prevalentes en la segunda oleada que sufre Europa.