portero Alfredo Talavera de la UNAM

México, 29 oct (EFE).- El guardameta de los Pumas UNAM del fútbol mexicano Alfredo Talavera aseguró este jueves que su equipo debe ser más agresivo en ataque y mejorar en contundencia de cara a la liguilla por el título del Apertura 2020.

“Debemos cuidar más la pelota y que eso nos haga más agresivos y contundentes. Si haces bien las cosas que no hacías correctamente, todo lo demás mejorará por añadidura”, expresó el portero mundialista en rueda de prensa.

A los felinos, terceros en la clasificación, les restan dos partidos de fase regular del Apertura, ante el Guadalajara este sábado y ante el Cruz Azul en dos semanas, que definirán si terminan entre los cuatro primeros lugares que dan acceso directo a la liguilla.

“No hay que menospreciar el trabajo que se hizo el lunes ante Pachuca, el punto que se rescató será fundamental al final de la fase regular. Somos conscientes que este partido que tenemos en casa ante el Guadalajara puede ser determinante para evitar el riesgo de quedar fuera entre los primeros cuatro”, añadió el cancerbero de 38 años.

El oriundo de Jalisco aceptó que fichar por los Pumas en el Apertura fue una de las mejores decisiones que ha tomado en su carrera y que cada día que pasa aumenta su compromiso con la institución siete veces campeona de Liga.

“Al no ser un jugador de cantera tenía muchos retos que tomar y no podía llegar como uno más, sino alguien que sumara algo diferente para el beneficio de este equipo” señaló el surgido en la fuerzas básicas del Guadalajara.

Talavera afirmó que lo que lo ha mantenido vigente en la primera división del fútbol mexicano a pesar de ser un veterano es su trabajo de diario.

“No he hecho cosas diferentes con Pumas, sino lo mismo, pero mejor, más consciente, cerrando ciclos, abriendo otros, el mismo trabajo y paciencia, la misma dedicación y disciplina, esa es la parte fundamental, no hay ningún secreto”, expresó.

El portero reveló que a sus 38 años hace el mismo entrenamiento que un jugador de 20 años ya que pretende ser un ejemplo para los elementos juveniles.

“El día que yo administre mis entrenamientos, que no haga lo mismo que el chavo de 23, 20 o 15 años, ese día me voy a retirar, al día de hoy trabajo como si fuera como novato”, concluyó.