Crean papel, pintura y aislantes a partir del sargazo en sureste de México

Mérida (México), 28 oct (EFE).- Biólogos marinos están listos para recolectar el sargazo que llegará a las costas de los estados mexicanos de Yucatán y Quintana Roo, sureste del país, ya que usarán las algas marinas, un grave problema de contaminación en las playas, para elaborar bolsas de papel de estraza, pintura y placas aislantes contra el calor.

“Hemos estado investigando y trabajando duro en estos últimos años para crear más productos con base en el sargazo”, dijo en entrevista con Efe Mauricio Gómez, director de procesos de Salgax, una compañía creada por jóvenes para combatir el sargazo creando fertilizantes y cosméticos.

Aunque se encuentra entusiasmado por el éxito en el mercado mexicano de los nuevos productos, admite que la estrella de la firma es el fertilizante para el campo y el jardín.

En compañía de la bióloga marina Guadalupe Dayré Catzín, el directivo dijo que se sienten orgullosos al “recolectar desde hace cinco años sargazo de las costas de Yucatán y Quintana Roo”.

“Con nuestros productos tratamos de solucionar la grave contaminación que produce el sargazo; para algunos es un problema, para nosotros una oportunidad”, añadió.

Los jóvenes originarios de la ciudad de Mérida, en el estado de Yucatán crearon el papel de sargazo, “es un tipo de papel de estraza que servirá para elaborar bolsas de papel ecológicas y evitar que la gente use las de plástico, el objetivo es reducir la contaminación y ayudar al medio ambiente”.

La gran ventaja es que al desecharse, como son creadas sólo con sargazo, las bolsas de papel forman parte de un proceso de descomposición natural, “como una composta, entonces no dañamos ni contaminamos el medio ambiente, al contrario, estaríamos abonando, ya que nuestros procesos para elaborar nuestros productos son ecológicos”.

Hace unos meses también crearon placas aislantes de calor con sargazo, “tenemos planes de exportarlas a otros países, aunque se venden bien en el sureste de México ante el intenso calor que hay en ciertas construcciones, principalmente en las de tipo madera”.

TINTA ECOLÓGICA

Los biólogos marinos pensaron también en los artistas plásticos: “elaboramos una tinta de sargazo 100 % ecológica que les permitirá tener variedad en los tonos”.

“Es un nuevo tono de color, café-rojizo-naranja, similar al del sargazo, fue elaborado pensando en los artistas que aman trabajar con tintas orgánicas o ecológicas”, dijo el joven, quien espera que cuando terminen las restricciones impuestas por la covid-19 pueden abrir su fábrica.

“Quizás en enero próximo inauguremos la planta para producir en grandes cantidades las bolsas de papel, pintura, placas aislantes y otros productos”, confió.

Dijo que actualmente, la actividad en la fábrica es muy baja por el tema del coronavirus “pero nuestra esperanza está puesta en el 2021, cuando la economía repunte en México”.

Los jóvenes darán empleo a los habitantes de esas entidades, “al recolectar las algas marinas les damos una opción de trabajo, ellos recogen la materia prima y nosotros creamos los productos”.

El sargazo llega a las costas mexicanas entre los meses de marzo y septiembre, no obstante, en los años 2018 y 2019 la problemática se extendió, generando un impacto social, económico, ecológico y turístico para la región.

El sargazo se origina en el mar de los Sargazos, ubicado en el océano Atlántico, entre las costas de Estados Unidos y Europa.

Sin embargo, desde hace más de un lustro se desprendió una gran porción de este y se ubicó entre las costas de África y Brasil, desde donde las corrientes marinas lo trasladan hacia el mar Caribe.