Ventas minoristas de agosto dan muestra de ralentización de recuperación en economía mexicana al registrar avance 2.46% menor al reportado en julio. FOTO: PIXABAY/ILUSTRATIVA.

Ventas minoristas de agosto 2020 dan muestra de una ralentización en la recuperación económica, al registrar un avance de solo 2.54% respecto a julio posterior al 5.9% registrado en julio también en su comparación mensual.

De esta forma, los datos de las ventas minoristas reafirman la expectativa de que el 2020 cerrará con una recuperación menos vertiginosa de lo esperado en meses previos.

En general se puede observar una relación entre la lenta recuperación de las ventas minoristas con la lenta recuperación del mercado laboral.

Los datos arrojados en agosto 2020 después de seis meses de pandemia siguen siendo números rojos en su comparación anual, ya que los ingresos de estas ventas minoristas cayeron 10.1% respecto al mismo mes de 2019.

Con datos de Banco Base, para el mes de agosto 2020, el comercio al por menor estuvo en niveles semejantes a los reportadas en enero de 2015.

Al interior de dicho indicador, se destacó el incremento en el comercio de esparcimiento con 30.82% y tiendas departamentales 22.12%, en gran parte ligado a la parcial reapertura económica durante el tercer trimestre del mismo 2020.

Por el lado contrario, las contracciones mayores se dieron en el comercio de calzado, con -6.66%, y venta de motocicletas, con retroceso de 4.81%. Dentro de las entidades federativas, las que tuvieron mayores afecciones fueron Quintana Roo con -26.76% e Hidalgo con -16.70%.

Si bien para 2021 las estimaciones de crecimiento económico no han cambiado sustancialmente en los pronósticos recientes, para el cierre de 2020 la recuperación en actividad económica se antoja cada vez más difícil.

Otros datos que complican la recuperación de la economía mexicana es la lenta recuperación de la actividad manufacturera de Estados Unidos, pues dicha falta de dinamismo impacta directamente la actividad exportadora en México dada la alta correlación que existe entre ambas.

Por otro lado, lo que ayuda a las ventas minoristas y a otros indicadores en su aumento discreto es el crecimiento observado en las remesas recibidas en México, convertidas en un factor a favor del consumo de las familias.

Entre otros indicadores que muestran debilidad, son los registrados en agosto 2020 por el del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) con respecto a la actividad industrial, con crecimientos de 1.4% y al por menor de 2.5%.

Estos contrastan con los mismos registros para el mes de julio 2020 con un crecimiento de 11.3% y 4.7% respectivamente, dando cuenta de la lenta recuperación de la economía mexicana.

De esta forma, los registros de ingresos a comerciantes minoristas todavía están por debajo de los niveles previos a la pandemia y el crecimiento sigue respaldado en ventas online y limitado por la lenta recuperación laboral. Estos indicadores prevén una lenta recuperación al cierre de 2020.