La declaración del Papa causó polémica, luego de que fuera cuestionado sobre la postura de la Iglesia católica ante las uniones entre personas del mismo sexo.

Querétaro, 21 Octubre 2020.- Este miércoles, causó polémica la declaración del Papa Francisco, luego de que fuera cuestionado sobre la postura de la Iglesia católica ante las uniones entre personas del mismo sexo, defendiendo las uniones civiles.

En una entrevista, el papa Francisco aseguró que “las personas homosexuales tienen el derecho de estar en una familia. Son hijos de Dios y tienen el derecho a una familia. Nadie debe ser excluido de ello”.

Luego de tales hechos, la diputada independiente Elsa Adané Méndez Álvarez aseguró que esperaría a que la declaración sea confirmada por las autoridades eclesiásticas.

Sin embargo, mencionó que en caso de ser oficial, la legisladora coincidió en el respeto que debe tener las personas por el simple hecho de ser personas, y que todas las opiniones son válidas.

“Todas las opiniones son de respeto, por supuesto. Me gustaría para hacer un comentario responsable esperar a ver la noticia en un portal oficial, cuáles fueron exactamente sus palabras, y que no sean otras interpretaciones”, manifestó.

Se dijo estar de acuerdo con la afirmación del derecho de los homosexuales a pertenecer y ser aceptados por una familia.

“Decir que tienen derecho a estar en una familia, pues claro que sí, eso es indudable. La familia siempre tiene que aceptar y respaldar las decisiones de todas las personas de la familia. Pero no queremos que se haya tergiversado, que se haya dado otro contexto diferente a una declaración”, destacó.

En otro tema, la legisladora lamentó la determinación del congreso del Estado de México sobre la prohibición de terapias de conversión sexual.

Puntualizó que con esta medida se restringe el derecho de las personas a ser atendidos en diversas terapias psicológicas, en caso de que sea decisión del propio individuo.

Por otro lado, admitió que está en contra del ejercicio de violencia en este tipo de terapias, al presentarse supuestos casos en lugares como la Ciudad de México, lugar del congreso que fue el primero en prohibir atenciones psicológicas que prometan una reconversión de la sexualidad.