Amnistía Internacional, la Red Nacional de Refugios y Equis Justicia para las Mujeres

Ciudad de México. Amnistía Internacional, la Red Nacional de Refugios y Equis Justicia para las Mujeres, celebraron que las diputadas federales que integran el Grupo de Trabajo Plural por la Igualdad Sustantiva se comprometieron a defender el presupuesto para los programas enfocados en cerrar las brechas de género.

La mañana de este lunes 5 de octubre representantes de estas agrupaciones se reunieron con legisladoras e integrantes de las comisiones de Igualdad de Género y de Presupuesto, quienes les aseguraron que en el gasto de 2021 —que debe aprobarse a más tardar el próximo 15 de noviembre— se fortalecerán las asignaciones que garantizan los derechos de mujeres y niñas.

El anuncio de las diputadas se dio después de las diversas críticas de organizaciones civiles y economistas feministas que han señalado los efectos negativos de los recortes al presupuesto para las mujeres, los cuales se dieron a partir del pasado 23 de abril, cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador publicó el decreto de medidas de austeridad para dependencias y entidades de la administración pública federal.

En la reunión virtual de este lunes la directora de Amnistía Internacional México, Tania Reneaum Panszi, entregó a la presidenta de la Mesa Directiva, la priista Dulce María Sauri Riancho, 6 mil 013 firmas recolectadas entre julio y septiembre por la agrupación para pedir que el Legislativo de marcha atrás a los recortes del presupuesto para las mujeres que se concentra en el Anexo 13, del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2021.

Más tarde, en conferencia de prensa, Reneaum Panszi, expuso que después del 23 de abril, las tres organizaciones pidieron a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que informara cuáles serían los efectos de la austeridad para hacer frente a la pandemia; sin embargo, la respuesta no fue concreta.

Aunque la dependencia informó que se mantendrían los recursos para los programas sociales propietarios del actual Gobierno, la defensora dijo que las transferencias directas a las personas no son asignaciones para promover políticas de igualdad.

La directora de Amnistía Internacional señaló a los medios que después del encuentro con las diputadas se nota que las mujeres de la actual legislatura “están en la misma página” y van juntas en la defensa del Anexo 13 porque todas saben que no se pueden hacer recortes presupuestarios en esta materia y que no se pueden confundir los recursos para la igualdad, la no discriminación y la no violencia con el gasto de los programas sociales.

Aseguró que las diputadas Wendy Briceño Zuloaga, de Morena; Verónica Sobrado Rodríguez, del PAN; Martha Tagle Martínez, de Movimiento Ciudadano; y Beatriz Rojas Martínez, también de Morena, quienes se reunieron con las organizaciones civiles, representan un ala de pensamiento igualitario porque acogieron con beneplácito el acercamiento de Amnistía Internacional.

Necesario redirigir el presupuesto para la igualdad
La directora de la Red Nacional de Refugios, Wendy Figueroa Morales, se sumó a los planteamientos de Reneaum Panszi, pero dijo que falta pasar a los hechos y que la Cámara de Diputados haga valer la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria que indica que no se podrán realizar reducciones a los programas presupuestarios ni a las inversiones dirigidas a la atención de la igualdad entre mujeres y hombres.

La defensora afirmó que es necesario redirigir el presupuesto del Anexo 13 porque allí se han colocado programas que no garantizan la disminución de las brechas de desigualdad, no generan una vida libre de violencia y tampoco abren oportunidades de empleo ni opciones de cuidado para las mujeres. “Dar apoyos económicos directos a las mujeres no significa tener un enfoque de género y Derechos Humanos”, dijo.

Figueroa Morales destacó que aunque ya se analiza el paquete económico para 2021 aún falta revisar que se ejerza todo el presupuesto aprobado para 2020. Como ejemplo, mencionó que no hay información sobre el ejercicio de los recursos para las Casas de la Mujer Indígena y Afromexicana (CAMI) de este año y por otro lado se propone desaparecer el dinero para las escuelas de tiempo completo y recortar en 19 por ciento los fondos para la salud sexual y reproductiva para 2021.

Sobre los refugios, la defensora dijo que en el proyecto de presupuesto se mantienen los subsidios para estos centros en la Secretaría de Salud y además se crea un programa similar en el Ramo de Bienestar, por lo que sumando ambas montos habrá 735 millones de pesos. Sin embargo, pidió a la Cámara de Diputados que concentre los recursos en un solo programa, en Bienestar, para dar seguimiento a una sola bolsa y transparentar el ejercicio de los recursos.

La subdirectora de Equis Justicia para las Mujeres, Maïssa Hubert, señaló que ante la llegada de la pandemia y las medidas de austeridad, hay dudas sobre qué pasa con el presupuesto en 2020 y lo que sucederá en 2021.

Como muestra, señaló que hace unos meses hubo incertidumbre y discursos confusos sobre la liberación del presupuesto para la operación de las CAMI, los Centros de Justicia para Mujeres y para la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim).

La defensora también alertó sobre la necesidad de tener un ejercicio de rendición de cuentas sobre el gasto de este año, saber cómo se han utilizado los recursos y cómo responde a las necesidades de igualdad, prevención y acceso a la justicia.