De acuerdo con la ENOE publicada para el INEGI, podemos observar que la pandemia no les pega igual a las mujeres que a los hombres.

De acuerdo con la ENOE publicada para el INEGI, podemos observar que la pandemia no les pega igual a las mujeres que a los hombres, pues previo a la contingencia en el mes de marzo de este año, la tasa de ocupación masculina era del 76.5%, mientras que las mujeres tenía una participación del 44.9%.

Durante abril y mayo, las dos tasas cayeron a 61% en hombres y 35% en mujeres, pero en la curva de recuperación del empleo vemos que en agosto los hombres vuelven al 72% de ocupación y las mujeres siguen en el mismo 35 desde abril de este año.

Eso ha orillado a que las trabajadoras emprendan negocios propios bajo condiciones no favorables, como puestos de tianguis, venta de comida, venta por catálogo, etc, este tipo de empleos pasó de 14.5% en mayo a 24% en agosto hablando de mujeres.

Los trabajos no remunerados pasaron de 3% en abril a 6.4% en agosto, más del doble, se refieren sobre todo a trabajos como el cuidado del hogar, e incluso, abuelas que han tenido que dejar de trabajar para cuidar de sus nietos, ante la falta de escuela y guarderías.

México ocupa el quinto peor lugar en Latinoamérica en materia de brecha entre hombres y mujeres, solo detrás de Puerto Rico, Guatemala, Cuba y Guyana.

El “crimen de ser fea”, un artículo publicado por el New York Times, nos revela con un estudio realizado por Raymundo Campos y Eva González, las mujeres con sobrepeso, tienen que mandar en promedio 37% más currículos para conseguir un trabajo que una mujer más delgada.

En el caso de los hombres la apariencia física o el sobre peso no es determinante para obtener un empleo.

En materia de remuneración las mujeres con sobrepeso ganan 16% menos que las mujeres con mejor aspecto, eso tomando en cuenta que en México 2 de cada 5 mujeres presentan sobrepeso.

Las cargas históricas de discriminación a las mujeres con tono de piel más oscuro han quedado demostradas también en los estudios de OXFAM México, por mi raza hablara la desigualdad y el propio del centro de estudios Espinoza Yglesias, con el estudio Tono de piel y movilidad social en México.