La OMS recomendó que personas mayores, trabajadores sanitarios y pacientes con enfermedades previas tengan prioridad en vacunación contra la gripe. FOTO: EFE/ Juan Ignacio Roncoroni.

Ginebra, 25 sep (EFE).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó hoy que personas mayores, trabajadores sanitarios y pacientes con enfermedades previas tengan prioridad en la campaña de vacunación contra la gripe, que comienza ahora en el hemisferio norte y es vista como clave en la lucha contra la COVID-19.

Desde 2012, la OMS ha fijado cinco grupos de riesgo como prioritarios en las vacunaciones contra la gripe (los anteriores más niños y mujeres embarazadas), pero en la actual pandemia, en la que podría haber mayor demanda e incluso escasez de vacunas en algunos países, ha indicado que los tres citados tienen mayor prioridad.

La directora del departamento de respuesta contra la gripe en la OMS, Ann Moen, recordó al anunciar estas recomendaciones en rueda de prensa, que “la vacuna antigripal no protege de la COVID-19, pero puede alejar a muchas personas de los hospitales y con ello reducir la presión sobre el sistema sanitario”, que en los próximos meses puede ver un nuevo aumento de casos de coronavirus.

Moen recordó que cada año hay unos 1.000 millones de casos de gripe estacional en el mundo, de los que entre tres y cinco millones suelen ser graves, y que los muertos anualmente por esta enfermedad suelen oscilar entre los 290.000 y los 650.000.

La doctora matizó que en el invierno en el hemisferio norte podría haber una reducción de los casos, pues en el hemisferio sur, que sale ahora de su temporada gripal, se han dado en algunos países incidencias hasta 10 veces menores, debido entre otros factores a que las medidas contra la COVID-19 (distanciamiento físico, higiene de manos, etc) también ayudan a protegerse de la gripe.

Moen subrayó que pese a las recomendaciones generales, los ciudadanos deben seguir las que emitan los sistemas sanitarios de cada país, más adaptadas a las distintas necesidades y a la cantidad de vacunas disponible.

Admitió que algunos países podrían afrontar escasez de dosis, ya que en general los pedidos de vacunas a nivel nacional se realizan entre nueve y diez meses antes de la campaña invernal, y en este caso por tanto se encargaron antes de la llegada de la pandemia de COVID-19, que seguramente conducirá a un incremento de la demanda.

La OMS ha pedido también a los gobiernos que en las campañas de vacunación antigripal los hospitales y centros médicos tomen medidas adicionales a las habituales, con el fin de reducir el riesgo de exposición a la COVID-19 de quienes acudan a esas instalaciones para inmunizarse contra la gripe.