López Obrador, pidió a los miembros de su Gobierno que tengan "lealtad a ciegas" hacia su proyecto político. FOTO: EFE/ Presidencia De México.

México, 24 sep (EFE).- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pidió este jueves a los miembros de su Gobierno que tengan “lealtad a ciegas” hacia su proyecto político tras la polémica dimisión del titular del instituto encargado de subastar los bienes incautados al narcotráfico.

“Pedimos lealtad a ciegas al proyecto de transformación porque el pueblo nos eligió para la transformación: acabar con la corrupción y los abusos, llevar a cabo un Gobierno austero y sobrio, y hacer justicia”, expresó el mandatario en conferencia de prensa en Palacio Nacional.

López Obrador, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), matizó que la lealtad no debe ser “abyección y servilismo” hacia el presidente, sino “lealtad al proyecto” político.

Estas declaraciones llegan tras la dimisión de Jaime Cárdenas al frente del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep), un organismo creado por López Obrador que subasta casas, vehículos y joyas incautados al crimen organizado para obtener recursos para programas sociales.

Cárdenas dejó el organismo tan solo tres meses después de su nombramiento señalando varios casos de corrupción en el instituto, el robo de joyas por parte de su personal y que el Gobierno le exigía “obediencia ciega”.

López Obrador, quien el miércoles dijo que Cárdenas no se atrevió a “limpiar” el organismo, señaló este jueves que “hacer algo por el pueblo cuesta”, dado que “hay una maraña de normas que impiden avanzar para hacer justicia”.

“El Gobierno no estaba hecho para servir al pueblo, era un comité al servicio de una minoría rapaz”, dijo sobre la administración que se encontró al asumir la presidencia en diciembre de 2018.

En la conferencia de prensa, el mandatario también habló sobre la protesta del movimiento ultraconservador Frente Nacional Anti Andrés Manuel López Obrador (Frena), que el miércoles logró acampar en el Zócalo de la capital mexicana, frente al Palacio Nacional, tras ser autorizados por un juez.

El mandatario pidió a sus simpatizantes “que no vayan y no caigan en ninguna provocación” con Frena e invitó al líder de este movimiento, Gilberto Lozano, a dormir en una de las tiendas de campaña que instalaron en la plaza, puesto que muchos de los miembros se van a casa por la noche.

“Lo único que pido es que ojalá se queden a dormir los dirigentes, que no esté solo la gente, que se queden a dormir ahí”, expresó.