López Obrador, aseguró que la pandemia de COVID-19 "va a la baja" en el país y que hasta el momento no se han registrado "rebrotes" de esta enfermedad. FOTO: EFE/José Méndez/Archivo.

México, 22 sep (EFE).- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró este martes que la pandemia de COVID-19 “va a la baja” en el país y que hasta el momento no se han registrado “rebrotes” de esta enfermedad, que acumula 700.580 casos y 73.694 fallecidos.

“Va a la baja esta terrible pandemia y afortunadamente no hay rebrotes. Vamos de salida”, expresó el mandatario, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), en su conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional.

El presidente subrayó que “es una buena noticia en el contexto de la gravedad del problema” el hecho de que haya “una disminución lenta” de los contagios y que hasta el momento no haya “indicios de rebrotes”.

Aunque dijo que “las comparaciones no son recomendables”, subrayó que “hay países que les ha pegado más fuerte la pandemia”, como Perú, Chile, Ecuador, Brasil y Estados Unidos.

Y es que, si bien México es el cuarto país del mundo en número absoluto de fallecidos, López Obrador sostuvo que si se compara por población, México “ha salido bien”.

“No nos sucedió lo que pasó en España, en Italia y en Nueva York, donde de repente creció el número de enfermos y se saturaron los hospitales”, añadió el presidente.

En la misma línea, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, encargado de la estrategia contra la pandemia del coronavirus, habló de una “perspectiva alentadora”, puesto que México acumula siete semanas consecutivas de “descenso sostenido” de los contagios.

Explicó que el punto de máxima expansión de la enfermedad se alcanzó durante la última semana de julio y que desde entonces ha ido a la baja, de manera que 27 de los 32 estados acumulan una “reducción semanal en el número de casos”.

De todas formas, hizo un llamado a mantener las medidas de distanciamiento social durante la lenta reapertura económica iniciada en junio a fin de “evitar el fenómeno de rebote” que, dijo, están viviendo “la mayoría de países europeos occidentales”.

Desde la llegada del coronavirus SARS-CoV-2 al país a finales de febrero, la estrategia del Gobierno ha sido polémica, puesto que México es el país de la OCDE que menos pruebas diagnósticas realiza a la población.

Esto ha llevado a las autoridades sanitarias a admitir que hay un subregistro en los casos y las muertes confirmadas en México, cuarto país del mundo con más fallecidos durante la pandemia, por detrás de Estados Unidos, Brasil y la India.

Sin embargo, López-Gatell defiende la fortaleza del sistema hospitalario mexicano, puesto que a día de hoy solo el 24 % de las camas con respiración asistida están ocupadas.

En la misma conferencia de prensa, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, informó que hay siete proyectos de vacunas de Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Alemania e Italia que “han manifestado su interés o están en proceso” de llevar a cabo en México la fase tres de su desarrollo, la que se prueba en personas.