Estados Unidos está cumpliendo su "destino" como "pacificador" del mundo, según aseguró este martes su presidente, Donald Trump. FOTO: EFE/EPA/JUSTIN LANE.

Naciones Unidas, 22 sep (EFE).- Estados Unidos está cumpliendo su “destino” como “pacificador” del mundo, según aseguró este martes su presidente, Donald Trump, al destacar ante la Asamblea General de la ONU iniciativas como los llamados Acuerdos de Abraham en Oriente Medio y las negociaciones de paz en Afganistán.

Trump, en un mensaje por video, defendió que “con enfoques diferentes” en estos conflictos su Administración ha logrado “resultados diferentes” y muy superiores a los obtenidos en el pasado.

“Durante décadas, las mismas voces cansadas propusieron las mismas soluciones fallidas, persiguiendo ambiciones globales a costa de su propia gente. Pero solo cuando cuidas de tus propios ciudadanos puedes encontrar una verdadera base para la cooperación”, señaló el mandatario estadounidense.

Trump destacó los llamados Acuerdos de Abraham, sellados este mes por Israel con Emiratos Árabes Unidos y Baréin, un histórico paso impulsado por el Gobierno estadounidense dentro de su estrategia para abordar el conflicto palestino-israelí.

El presidente estadounidense aseguró que habrá “más acuerdos pronto” y destacó que Oriente Medio está viviendo su mejor momento gracias a estos movimientos tras décadas de bloqueo, a pesar del recelo que han generado esos pactos entre los palestinos.

También puso sobre la mesa los avances hacia la paz en Afganistán y retirar a las tropas estadounidenses de ese país y el reciente acuerdo entre Serbia y Kosovo para normalizar sus relaciones económicas, bajo mediación de Estados Unidos.

Según Trump, todos esos progresos hacia la paz se han logrado desde una posición de “fuerza”, que Estados Unidos ha logrado entre otras cosas reforzando su Ejército y dotándose de armas sin parangón.

“Solo rezo a Dios para que nunca tengamos que usarlas”, apuntó el político republicano.

El mensaje de Trump ante la Asamblea General de la ONU duró aproximadamente siete minutos, y en él también atacó con dureza a China por su gestión de la pandemia y defendió la movilización de su Gobierno ante el coronavirus, entre otras cosas.