Las autoridades en Estados Unidos y Europa detuvieron a 179 personas, en una operación contra el tráfico de opioides en la "red oscura". FOTO: EFE/Archivo.

Washington, 22 sep (EFE).- Las autoridades en Estados Unidos y Europa detuvieron a 179 personas, confiscaron 6,5 millones de dólares en efectivo y criptomoneda, e incautaron unos 500 kilogramos de drogas en una operación contra el tráfico de opioides en la “red oscura”, informó este martes el Departamento de Justicia de EE.UU.

“Estados Unidos y sus socios en el mundo asestaron un golpe poderoso contra esta actividad criminal”, señaló el subsecretario de Justicia, Jeffrey Rosen.

Se denomina “red oscura” a la región de internet que opera en secreto y en la cual transcurren muchas actividades ilegales.

Según las autoridades 121 personas fueron arrestadas en Estados Unidos, 42 en Alemania, ocho en Holanda, cuatro en el Reino Unido, tres en Australia, dos en Canadá y una en Suecia.

La operación, denominada “DisrupTor”, aprovechó el éxito el año pasado de la operación “SaboTor” y la labor policial coordinada que desbarató el llamado “Mercado Wall Street”, una de las mayores redes de comercio ilegal en la red oscura, según el Departamento de Justicia.

“Los criminales que venden fentanilo en la red oscura deben prestar atención a la Operación DisrupTor”, añadió Rosen. “El arresto de 179 de ellos en siete países, con la incautación de sus drogas y su dinero, muestran que no hay sitios seguros para el negocio de las drogas en el espacio cibernético.

Las drogas confiscadas en Estados Unidos incluyen 275 kilogramos de fentanilo, oxicodona, hidrocodonona, metanfitaminas, heroína, cocaína, éxtasis y medicinas que contienen sustancias adictivas, además de 63 armas de fuego.

Los investigadores identificaron cuentas en la red oscura y atribuyeron a individuos reales que venían drogas ilícitas en sitios de la red oscura como AlphaBay, Dream, WallStreet, Nightmare, Empire, White House, DeepSea, Dark Market y otros.

El director interino de la Agencia de Control de Drogas (DEA) Timothy Shea, dijo que “el siglo XXI nos ha traído una marejada de avances tecnológicos que han cambiado la forma en que vivimos”.

“Pero a medida que la tecnología ha evolucionado, también lo han hecho las táctias de los traficantes de drogas”, añadió. “Aprovechándose de los avances tecnológicos, los criminales tratan de esconder más sus actividades dentro de la red oscura mediante redes virtuales privadas, lo cual presenta nuevos retos para la labor policial en la lucha contra las drogas ilegales”.

En 2019 casi 71.000 personas murieron en Estados Unidos por sobredosis de drogas, según cifras preliminares del Centro para Prevención y Control de Enfermedades (CDC). La cifra, sin precedentes, señala que la tendencia la dominan el fentanilo y opioides sintéticos similares que causaron unas 36.500 muertes.