Según la OMS, 6.5 millones de personas sufren de mal de Parkinson y científicos de la Universidad de Florida buscan tratar a pacientes con fototerapia. FOTO: CANVA/ILUSTRATIVA.

El Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa más común detrás del Alzheimer. Alrededor de 6.5 millones de personas sufren este padecimiento en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por esa razón, diferentes instituciones alrededor del mundo, entre ellas la Universidad de Florida está trabajando en un arquetipo basado en la fototerapia para tratar esta patología.

La fototerapia puede ayudar a mejorar el estado de ánimo, curar heridas, y estimular el sistema inmunológico. Recientemente, científicos de la Universidad de Florida comenzaron a realizar pruebas a pacientes con el objetivo de tratar a los pacientes de Parkinson que podrían beneficiarse con la luz.

Dawn Bowers, especialista en neuropsicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida y coordinadora del proyecto, afirmó en un artículo para la revista Science el pasado 17 de septiembre de 2020 que reclutó siete pacientes para un ensayo donde empleó luz infrarroja cercana (NIR, por sus siglas en inglés y el nombre del dispositivo), en el que se transmitirán al cráneo luces a la sustancia negra, una región profunda del cerebro que degenera en la enfermedad de Parkinson, en lugar de colocar un implante.

NIR tiene el poder de viajar al cerebro a través de pulsos de luz infrarroja, dando ligeras estimulaciones al cerebro donde se aplica una frecuencia específica de electricidad (670 nanómetros) a las regiones cerebrales afectadas.

A pesar de esta situación, algunos científicos se rehúsan a creer que la luz infrarroja puede corregir este mal, pues ningún dispositivo con luz ha podido proteger las neuronas clave o encontrar cuál sería el efecto real en las células enterradas profundamente en el cerebro que no están sobre el telencéfalo.

Cabe señalar, en un experimento previo, Dawn Bowers subrayó que el equipo de científicos ya había trabajado con la fototerapia en pacientes con Alzheimer, donde encontraron que las proteínas beta amiloides tienen una función específica de absorción óptica no lineal. Es decir, un factor diferencial el cual no ocurre con las proteínas sanas.

Este hallazgo permitió a los científicos distinguir los agregados de proteínas beta amiloides los cuales se cree que causan la enfermedad de Alzheimer de las proteínas sanas por medio del empleo de rayos láser. De este modo, si las placas de proteínas pueden ser eliminadas, en principio se podría curar la enfermedad. Esas mismas pruebas se realizaron a los pacientes con Parkinson.

Con datos de la OMS, un 28 por ciento de las personas afectadas por Parkinson podrían no estar diagnosticadas correctamente, por lo tanto, los científicos de la Universidad de Florida, encabezados por la neuropsicóloga Down Bowers, planean tratar de emplear el dispositivo NIR de fototerapia en centros de neurología central a pesar de estar todavía en una fase beta del dispositivo.