De acuerdo con especialistas del CEESP, pese al optimismo mostrado por el gobierno en los CGPE 2021, la recuperación del PIB podría ocurrir hasta 2025. FOTO: PIXABAY/ILUSTRATIVA.

De acuerdo con el Análisis Económico Ejecutivo del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), al cual NotiPress tuvo acceso, especialistas del sector privado consideran que las autoridades gubernamentales no han tomado las medidas adecuadas para enfrentar el impacto económico de la contingencia sanitaria por Covid-19.

Pese a la respuesta del gobierno mexicano frente a la coyuntura generada por la pandemia, con líneas de acción simultáneas entre las que se encuentran reforzamiento en recursos humanos, restricción de actividades no esenciales, y medidas para proteger a las familias afectadas debido al cierre de negocios, según la información disponible de organismos internacionales, así como evidencia señalada por el CEESP, México figura como uno de los países con menores apoyos oficiales para contrarrestar la crisis económica y mitigar el efecto devastador de la pandemia sobre la sociedad.

El programa descrito en los Criterios Generales de Política Económica 2021 (CGPE 2021) presenta un escenario de prudencia desde el punto de vista macroeconómico, y busca estabilidad a través de la prevención del incremento de la deuda pública.

Asimismo, el paquete económico presentado por el Poder Ejecutivo se adscribe al principio de austeridad presupuestaria, cuyos lineamientos fueron publicados por el Diario Oficial de la Federación en 2019, entre los cuales el gobierno apuesta por una reactivación del sector energético como motor de crecimiento.

Dentro del CGPE 2021 se encuentran programas sociales prioritarios por 337 mil millones de pesos (mmp), y proyectos de inversión de 708 mmp. Con ello, las autoridades gubernamentales proyectan una tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto a 2.5% anual a partir de 2023.

Según el análisis del CEESP, el gobierno no ha considerado a cabalidad las repercusiones económicas, sociales y de salud generadas a partir de la contingencia sanitaria en los programas y proyectos que forman parte de los planes de recuperación económica, en tanto son un factor de transferencia de efectivo con poca condicionalidad y efecto limitado.

Asimismo, debido a la fragilidad e incertidumbre de crecimiento para los próximos años, cuyos indicadores económicos muestran un ligero progreso y muchas debilidades, como la variabilidad en los precios del crudo, donde la mezcla mexicana se posiciona entre 5% y 10% debajo del promedio estimado por Petróleos Mexicanos (PEMEX), con un aproximado de 41 dólares por barril, analistas del sector privado consideran una recuperación del PIB hasta 2025.

Frente a este escenario, el CEESP propone aprovechar las oportunidades de inversión e infraestructura presentados por el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), ya que la nueva realidad generada por la pandemia, como elemento disruptivo, no figura en los CGPE 2021.

“La realidad cambió y la política económica permanece igual”, agregaron, sobretodo respecto a las omisiones y evidencias sobres otros factores de crisis sanitaria importantes, como la alta tasa de defunciones registrada entre el personal de salud, con mil 320 fallecimientos reportados por Amnistía Internacional.