Teresa de Jesús García Gasca, lamentó que las autoridades estatales y federales sigan demostrando falta de confianza y apoyo en el equipo científico.

Querétaro, 14 Agosto 2020.- La rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Teresa de Jesús García Gasca, lamentó que las autoridades estatales y federales sigan demostrando falta de confianza y apoyo en el equipo científico y de investigación local en torno al desarrollo de la vacuna contra el COVID-19.

García Gasca señaló que con el ejemplo de Carlos Slim financiando el proyecto de la Universidad de Oxford y del laboratorio Astra Zeneca, se exhibe esta carencia de apoyos a los cuatro proyectos nacionales presentados a la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Otro de los obstáculos que exhibió la rectora es que los trámites de la obtención de permisos regulatorios son muy rígidos en materias de producción de fármacos, por lo que hizo un llamado a ser más flexibles.

“Estamos por tener una próxima reunión para poder generar alguna estrategia y tener algún acercamiento con Relaciones Exteriores, que nos permita externar esta preocupación, sobre todo, pensando en que México sigue sin apostarle a su propio talento, a la academia”, manifestó.

Recordó que la vacuna universitaria se encuentra en la etapa optimización de producción, en colaboración con el laboratorio Sartorius, para comenzar las pruebas experimentales de inmunidad y toxicología con animales.

El desarrollo de esta vacuna, relató Teresa García, ya fue probado en los anticuerpos de personas detectadas con coronavirus, refiriendo que la vacuna ya reconoce el virus de manera satisfactoria.

Reiteró que dicha iniciativa podría tener resultados concretos a finales del próximo año, y que se requieren al menos entre 3.5 y 4 millones de pesos de forma inicial; no obstante, el avance de la investigación se ha fondeado con recursos universitarios.

Insistió en la importancia del fomento a los proyectos de vacuna mexicanos, pues dijo, esto aseguraría la cobertura en la población, junto a los proyectos existentes a nivel internacional.

“El gobierno sigue trabajando sin voltear a ver que en las universidades cuentan con los expertos, con el conocimiento, con el talento que puede hacer la diferencia entre depender de la tecnología extranjera, o contar con nuestra propia tecnología y ser autónomos”, concluyó.