Jóvenes soñadores y la organización Se Hace Camino Nueva York, celebraron este viernes la decisión de un juez federal. FOTO: EFE/Alex Segura/Archivo.

Nueva York, 14 ago (EFE News).- Jóvenes soñadores y la organización Se Hace Camino Nueva York, celebraron este viernes la decisión de un juez federal que les permite impugnar en un tribunal el nuevo intento de la Administración Trump para acabar con el programa de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

La corte federal para el distrito este de Nueva York dio luz verde a la solicitud del grupo para enmendar su demanda original “Batalla Vidal contra Wolf”, el primer desafío legal que enfrentó el presidente Donald Trump tras haber derogado DACA en 2017, indicó en un comunicado la organización.

Esta fue una de las demandas que llegaron ante la Corte Suprema, que el pasado junio determinó que fue ilegal la acción de Trump de poner fin al programa que desde hace ocho años ha protegido de la deportación a estos jóvenes, les ha permitido trabajar, conducir y viajar.

El tribunal también indicó que las partes deben presentar la próxima semana una agenda y también concedió una solicitud similar de 16 estados y el Distrito de Columbia.

“Aplaudimos la decisión del juez de permitir que nuestra queja enmendada desafíe el último esfuerzo imprudente de Trump para poner fin a DACA”, dijo Javier H. Valdés, codirector ejecutivo de Se Hace Camino Nueva York.

“La negativa de la administración Trump a cumplir con la decisión de la Corte Suprema y restaurar completamente DACA coloca a cientos de miles de jóvenes inmigrantes en riesgo de deportación”, advirtió.

Valdés recordó además que también niega la oportunidad a otros jóvenes de acogerse al programa luego de que Trump ordenara que no se aceptaran nuevas solicitudes.

“Durante los últimos tres años hemos luchado contra los crueles ataques de Trump contra los jóvenes indocumentados y estamos listos para continuar luchando con uñas y dientes para defender y protegerles así como a todos los inmigrantes”, afirmó Valdés.

Luego de la decisión del Supremo, el Gobierno de Trump ordenó que se rechazaran las nuevas solicitudes al programa creado mediante orden ejecutiva por el presidente Barack Obama en 2012, y otorgó una extensión de sólo un año a los ya beneficiados, entre otras limitaciones.

“El ataque más reciente de la Administración Trump contra DACA es tan ilegal como el primero “, dijo Armando Ghinaglia, estudiante de derecho interno en la Clínica de Defensa de los Derechos de los Trabajadores e Inmigrantes en la Facultad de Derecho de Yale, quien defendió a los demandantes en la corte y beneficiario de DACA.