Taquería Los Naranjos viola protocolos sanitarios en San Juan del Río.

San Juan del Río, 12 Agosto 2020.- Dentro del municipio de San Juan del Río, pareciera ya común encontrar concentraciones de personas, que se dan cita en las distintas taquerías de esquina para consumir este tipo de alimentos.

Aunque para los taqueros, la alta afluencia de comensales en sus puestos resulta beneficiosa para el proceso de recuperación económica, las medidas de prevención sanitaria con las que trabajan, a simple vista resultan prácticamente inútiles.

Y es que a la gente no parece importarle la presencia del virus tipo “SARS-CoV-2”, incluso muchos de su comportamientos reflejan como si realmente el municipio no estuviera atravesando por una pandemia.

Reunir a más de 15 personas en un pequeño puesto, en donde no es posible respetar la sana distancia de 1.5 metros entre individuos, así como no portar cubrebocas por ser un negocio destinado a la venta de alimentos, predispone a los lugares a convertirse en un centro de alto riesgo de contagio.

Del mismo modo, los trabajadores de las taquerías, han relajado de forma considerable sus medidas de seguridad, al permitir la aglutinación de personas, así como ellos mismos dejar de portar de forma correcta sus artículos de prevención, como caretas, guantes y cubrebocas.

Al igual que la mayoría de los pobladores, pareciera que no están convencidos de la gravedad del problema, y únicamente se concentran en el sentido de lograr aumentar y recuperar sus ventas, aunque esto represente poner en riesgo la salud.

Dicho llamado, es para concientizar sobre la situación donde la constante alza de casos por “Covid-19” no ha cesado, al acumular ya a 400 pacientes diagnosticados dentro del municipio.

El establecimiento únicamente coloca dispensadores de gel antibacterial, que la gente ya no utiliza y que la medida resulta insuficientes para combatir la enfermedad.

Pese a que autoridades y medios de comunicación a diario refuerzan las campañas de prevención de contagios, y se les pide que se mantengan en casa, el lema de “Regresar depende de todos”, ha sido letra muerta.

Pareciera no causar el impacto necesario, ya que una gran cantidad de gente todavía se rehúsa a tomar la contingencia por el virus con la importancia que debería, lo cual incrementa el número de muertes y contagios.