Roberto Domínguez Hernández, Titular de la Cámara Nacional del Comercio (CANACO) en San Juan del Río.

San Juan del Río, 12 agosto 2020.- El titular de la Cámara Nacional del Comercio (CANACO) en San Juan del Río, Roberto Domínguez Hernández, anunció que dentro de las afectaciones registradas por parte del sector restaurantero, los considerados como de clase “ejecutiva”, son los más perjudicados durante el periodo de confinamiento social.

Si bien, para muchos negocios con giro alimenticio, la pandemia por “Covid-19”, les ha resultado una temporada para renovar e innovar con la venta de alimentos, para muchos otros restaurantes, la llegada del virus tipo “SARS-CoV-2” ha representado un declive acelerado del cual no resulta fácil reponerse.

Y es que la implementación de servicio para llevar, o la llegada de aplicaciones móviles, que permiten ordenar los alimentos de tu elección desde la comodidad del hogar, han puesto en duras condiciones a los restaurantes considerados mayormente como “exclusivos”, por el tipo de servicio, precios y calidad de la carta con los que son operados.

Además, que las condiciones sanitarias con las que actualmente les es permitido trabajar, no favorecen al correcto disfrute de las instalaciones, atención y calidad en los platillos que se sirven, ya que para poder acudir a ellos, en la mayoría de los casos se requiere una previa reservación, además de que no les es permitido rebasar su permanencia a más de una hora, lo que restan al confort previamente ofrecido.

Aunado, a que la economía de los sanjuanenes, en estos momentos en donde la pérdida de empleos, o reducción de salarios prevalece, no permite que las familiar o amigos, se puedan permitir gastos de esa índole.

Al respecto, el titular de la CANACO, declaró.

“En muchos establecimientos, se tiene conocimiento de que todavía son operados en números rojos, desde la implementación del semáforo epidemiológico en color naranja, se ha mejorado su ocupación, sin embargo dentro del ramo restaurantero, los considerados de ese clase han sido lo más afectados al referir que sale más caro tener abierto que cerrar, por los gastos que representan”.

Ante tal panorama, se espera que para finales de septiembre, este tipo de restaurantes comiencen a reflejar su recuperación, ya que de no ser así, se prevé que no pudieran subsistir más, y sean obligados a cerrar temporal o definitivamente, incluso contemplar cambiar de giro o ser considerados como de una categoría mucho más accesible para la población.