Mario Alberto Merlo, explicó cuál es el correcto proceso, para que tanto interesados como mascotas puedan formar parte del programa de adopción.

San Juan del Río, 12 agosto 2020.- El médico veterinario y titular de la Unidad de Cuidado Animal en San Juan del Río, Mario Alberto Merlo, explicó cuál es el correcto proceso, para que tanto interesados como mascotas puedan formar parte del programa de adopción.

Aseguró, que respecto al criterio implementado para efectuar el rescate, de primer inicio es por igual, es decir, perro que es reportado por estar en condiciones de calle, es al mismo que se le protege y da resguardo, el siguiente paso consiste en hacer una primera evaluación general del estado físico y de salud que presenta el animal.

“Se les aplica primeramente una prueba de salud, vemos las condiciones físicas de la mascota, y después hacemos una valoración de comportamiento, en esta etapa realizamos ejercicios de acercamiento, capacidad de adaptación y la docilidad de manejo”, reveló Alberto Merlo.

Sin embargo, si alguna de las condiciones, ya sea de conducta o por estado de salud, resultan no ser las óptimas, entonces como primera instancia, se recurre a contactar alguna asociación protectora, que estuviera en condiciones de resguardar al perrito, aunque sin miras de poder ser adoptado a futuro.

Ante tal contexto, y de resultar todo positivamente en beneficio, se continúa con el proceso de evaluación, nivel dos que tiene la intención de ser puesto a disposición de alguna familia que desee adoptarlo.

Etapa, donde el canino, es integrado a la jauría, mismo que favorece al acercamiento y proceso de socialización, con ejemplares de distintas tallas, tamaños, razas y temperamentos; lo que otorga la garantía de seleccionar una nueva mascota sana y apta para la convivencia.

Una vez, que el perrito es integrado a las listas de espera por la búsqueda de un nuevo hogar, las personas interesadas, deberán acudir a las oficinas de la nueva sede de la unidad, lugar donde les es solicitado explicar la inquietud por querer adoptar a un nuevo amigo.

Posteriormente, se les solicita llenen un formato, en el cual se debe justificar la razón y objetivo de querer efectuar la adopción, una vez contestado, los responsables de la mascota en resguardo, analizaran que los datos proporcionados sean ciertos, para después verificar que el nuevo espacio al que será destinado, brinde el bienestar necesario que requiere el ejemplar.

”Nos pasa muy seguido, hay gente que de repente llega con todos los papeles y dicen quiero a tal perrito y me lo quiero llevar ahorita, hemos sido criticados porque creen que no se los queremos dar, pero nosotros tenemos que estar seguros de que la persona que vino realmente tiene un interés legítimo por tenerlo”, explicó el doctor.

Finalmente, invitó a los interesados en adquirir a un nuevo mejor amigo, a que acudan las instalaciones y se den la oportunidad de interactuar con las mascotas a disposición, y una vez seguros se les acompañe en el proceso de adopción.