En plena contingencia sanitaria, la Parroquia de San Juan Bautista y su iglesia anexa, localizadas en pleno centro de San Juan del Río, han retomado la celebración de sacramentos.

San Juan del Río, 12 agosto 2020.- En plena contingencia sanitaria, la Parroquia de San Juan Bautista y su iglesia anexa, localizadas en pleno centro de San Juan del Río, han retomado la celebración de sacramentos.

Con una concentración masiva de personas en los atrios, se llevaron a cabo una serie de confirmaciones en las que participaron gente de las colonias populares y comunidades rurales.

De acuerdo con información de los propios fieles católicos que acudieron a este evento, aseguran estar entrando a la Parroquia en tandas de 20 niños aproximadamente, cada uno de ellos, acompañados por padres y padrinos.

A pesar de ser catalogados como “grupos pequeños”, reúnen a un aproximado de 100 personas en la celebración de cada acto, cifra que podría considerarse exagerada, ya que este tipo de ceremonias no se han catalogado como esenciales, durante la contingencia sanitaria por Covid-19.

Al respecto, una voluntaria y colaboradora del templo católico, aseguró que las confirmaciones, se están realizando bajo los más estrictos protocolos sanitarios, con la finalidad de anteponer el cuidado de la salud de los feligreses y el propio clero.

“El sacerdote que unge a lo niños y niñas del sacramento de la confirmación sólo va pasando con una varia y la pasa en la frente de cada uno de los confirmados”, dijo.

Se dijo que a la entrada del recinto católico, existe un tapete con desinfectante, gel antibacterial y que en el interior se coloca a los papás y padrinos en distancias considerables para cumplir con los protocolos que solicita el sector salud.

Sin embargo, las largas filas de espera, así como la elevada concentración de personas, suponen lo contrario, convirtiendo al recinto, en un importante foco de alerta para la generación de brotes de contagio.

Pese a que en reiteradas ocasiones, las autoridades responsables, han solicitado a los habitantes permanecer en casa y salir exclusivamente a las actividades consideradas como de primera necesidad, la efectuación de sacramentos pareciera colocarse como un acto indispensable entre los sanjuanenses.