Un estudio encontró dosis de grado médico de CBD reducen el consumo de cannabis en pacientes dependientes a la marihuana. FOTO: CANVA/ILUSTRATIVA.

Según apunta una investigación publicada en la revista científica The Lancet Psychiatry, el cannabidiol o CBD podría utilizarse en el tratamiento de la dependencia a la marihuana. De acuerdo al Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, un estudio reciente señala que el 30% de los consumidores de marihuana podrían padecer algún grado de trastorno de consumo de cannabis.

El CBD es el principal de los 113 cannabinoides que se encuentran en la marihuana. Este cannabinoide no es psicoactivo y, se considera, tiene potencial médico para afecciones como epilepsia, esclerosis múltiple, desórdenes de ansiedad, esquizofrenia y náuseas.

Según el estudio, existe una necesidad clínica, aún no satisfecha, de un tratamiento farmacológico para los trastornos de consumo de marihuana.

Estos trastornos se caracterizan por la dependencia al cannabis, con irritabilidad, problemas de sueño, y fluctuaciones del apetito cuando el usuario no ha consumido la sustancia.

Aunque previamente se había sugerido el uso de CBD como tratamiento, este estudio de investigadores del University College de Londres y la Universidad de Bath, publicado a finales de julio, es el primero en llevar a cabo un estudio de doble ciego controlado por placebo dentro de un entorno científico riguroso.

82 personas diagnosticadas con trastornos de consumo de cannabis participaron en el experimento y se les proveyó de tres dosis distintas de CBD en la primera ronda de pruebas.

Tras encontrar ineficaz la dosis de 200 mg, los investigadores administraron únicamente dosis de 400 y 800 mg. Al final, encontraron evidencia concluyente de que la administración de estas superaron a cantidades más pequeñas al reducir el consumo de marihuana en los pacientes.

Cabe resaltar, el CBD de prescripción médica puede ser hasta dieciséis veces más potente en comparación con el disponible comercialmente.

Recientemente, un estudio de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) dio a conocer los riesgos cardiovasculares del consumo de marihuana, entre ellos un aumento en la probabilidad de anormalidades en el ritmo cardíaco, como fibrilación auricular, arritmias ventriculares, taquicardia y contracciones ventriculares prematuras, provocadas por el tetrahidrocannabinol o THC (sustancia responsable del efecto psicoactivo de la marihuana).

No obstante, los autores del estudio resaltaron el potencial terapéutico del cannabis y señaló la importancia de estudiar el impacto positivo o negativo que podría tener ante la legalización de la marihuana en distintos lugares.

Conforme se populariza su consumo, estudios como el de la AHA o éste sobre el uso de CBD para tratar la dependencia a la marihuana son indispensables para comprender todas las aristas del consumo del cannabis y combatir los efectos negativos mientras se aprovechan los positivos.