La crítica situación económica derivada por el confinamiento social, ha orillado al exponencial crecimiento del comercio informal en San Juan del Río.

San Juan del Río, 10 Agosto 2020.- La crítica situación económica derivada por el confinamiento social, que dio inicio a finales del mes de marzo, ha orillado al exponencial crecimiento del comercio informal en San Juan del Río.

Aunque las cifras aún no son exactas, es visible el incremento de ambulantes en los espacios públicos, periferias de mercados, inmediaciones de tianguis, así como en el cruce con semáforos, donde se han detonado de forma realmente significativa a raíz de la emergencia sanitaria.

En dicho contexto, no es difícil observar cómo incluso los vendedores, han tenido que innovar y desarrollar nuevas actividades no propias a su giro formalmente desarrollado hasta antes de la pandemia.

Ante tal panorama, Roberto Domínguez Hernández, titular de la Cámara Nacional del Comercio (CANACO) en el municipio, aseguró que es entendible que la gente busque la manera de poder llevar alimento a su familia, ante el duro panorama en el que se ha visto envuelto San Juan del Río.

“Sabemos que si ha habido mucha mayor actividad económica de forma informal, es una clara necesidad que toda la sociedad está teniendo y no solo en San Juan del Río, sino en todo el estado, incluso en el país”, aseguró.

Sin embargo, aunque se entiende la necesidad que muchos sanjuanenses tienen de generar algún ingreso para sus familias, el titular de la CANACO admitió que el panorama informal a futuro también genera nuevas problemáticas, por no crear nuevas fuentes de empleo, así como la baja en el pago de impuestos, lo que deriva en un círculo vicioso negativo.

“Llegará su momento en donde sea mucho más fácil detectar este tipo de ambulantaje, nuestra intención es apoyar a todos estos comercios para que se incluyan a la formalidad”, expresó.

Es importante recordar que el incremento en el comercio informal y el no contar con un organismo que los respalde, genera un panorama de incertidumbre, ante la falta de control adecuado de protocolos de seguridad, lo que supone la creación de importantes focos de contagio dentro del municipio.

Finalmente mencionar que si bien, se prevé que la contingencia sea extendida de forma indefinida, también la implementación del color naranja en el semáforo epidemiológico, ha otorgado cierta libertad de poder trabajar libremente, siempre y cuando sean respetadas y garantizadas las medidas regulatorias en materia de sanidad.