En este régimen, como nunca, se busca la igualdad para las niñas, las adolescentes y las mujeres, dijo López Obrador. FOTO: gob.mx.

México, agosto (SEMlac).- En este régimen, como nunca, se busca la igualdad para las niñas, las adolescentes y las mujeres, dijo el presidente mexicano Andrés López Obrador, el 29 de julio, y señaló que esa igualdad es procurar “ayudas económicas y sociales” sin intermediarios, como “nunca se había visto”.

Dejó en claro que no hay políticas específicas solo para las mujeres y también defender la familia, y luego arremetió contra las y los “expertos” y los llamó a dejar de hacer investigación, en cambio vayan a recoger “los sentimientos” de la gente”.

De la violencia contra las mujeres, dijo, “es el resultado de la corrupción”, y además aseguró que hoy sí se atiende y protege a las mujeres con presupuesto público, el que ha dejado de ser burocrático. Los programas están dirigidos a hombres y mujeres, ya que antes sólo era para los hombres. Es el caso de “sembrando vida” en el campo, donde ahora están las mujeres, las mismas que, dijo, siempre han estado ahí.

El 29 de julio fue el día en que la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación rechazó el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo y la Cámara de Diputados aprobó reformas para la paridad en 86 leyes que regulan al gobierno federal.

Durante la mañanera, López Obrador y sus colaboradoras presentaron los siete proyectos prioritarios del régimen, clasificados por sexo, de modo que las inversiones en “ayudas”, becas, apoyos a las personas mayores, personas con discapacidad y la juventud, son ligeramente superiores, en 52 por ciento, para las mujeres con respecto a los hombres. Por ello, AMLO pidió que nadie se confunda, que su gobierno está atendiendo a 21 millones de mexicanos y mexicanas.

En su conferencia matutina, estuvo acompañado por las colaboradoras de su administración, encargadas, al menos dos, de la que se conocía como la política de género, Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación (Segob) y Nadine Gassman Silverman, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), así como María del Rocío García Pérez, directora del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Así no, gracias, Señor Presidente
“Así no, gracias, Señor Presidente”, respondió una antigua feminista, de filiación priista (Partido Revolucionario Institucional), María Elena Chapa, y sobre ello Jannette Góngora, académica e investigadora, dijo: se trata de un engaño, de mentiras, todos los días. Ahora, falta que dividan el gasto en Salud y en Educación por sexos y ¡san se acabó! Esto es una burla cotidiana.

Ambas hicieron cuentas. Además de las casi 900.000 beneficiarias de diferencia de acuerdo con la tabla presentada, esto obedece a una lógica poblacional: de las y los adultos en la tercera edad, las mujeres son mayoría con un 53,9 por ciento, frente al 46,1 por ciento de hombres del total de habitantes del país.

Por lógica, existe una mayor cantidad de beneficiarias mujeres del programa Pensión para el Bienestar de los Adultos Mayores. Los números son exactos. Dicho de otra manera, que no hay una estrategia dirigida específica para las mujeres.

Laura Frade, investigadora, señala que buscar la Igualdad no es dar dinero a hombres y mujeres. Si partimos de un piso que no es parejo, se requieren más que dádivas, (como el) reconocimiento de derechos y programas específicos. Esto es lograr la igualdad desde la diferencia, lo que conlleva a la equidad, “más a quién más lo necesita por razones de género”.

En la conferencia del pasado 29 de julio, las funcionarias justificaron la reducción del gasto para Inmujeres y de las Alertas de Violencia de Género, sostuvieron con énfasis en varias ocasiones que se trata de una estrategia integral para “atender” a las violencias contra las mujeres. Ninguna mencionó la palabra género y hablaron de “sectores vulneralizados”, Olga Sánchez Cordero habló de la urgencia de que las mujeres vivan sin miedo.

Informaron, con Power Point de por medio, que se trabaja coordinadamente en un grupo interdisciplinario e interinstitucional denominado GIEV, para “atender” a las mujeres. Ese mismo día, la Secretaria de Gobernación habló de más de 100.000 llamadas de auxilio al 911 durante los más de 155 días de confinamiento.

También informó que el Instituto de Desarrollo Social Indesol, en su Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF), se han ejercido 24 millones de dólares en programas prioritarios en la operación de los refugios para las mujeres violentadas; que las casas de la Mujer Campesina CAMI, se destinó a 35 de ellas 727.000 dólares, en lugar de los más de un millón 300.000 dólares asignados en el presupuesto; que en 48 Centros de Justicia para Mujeres se han atendido a 97.000 de ellas, con los recursos de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres CONAVIM de 10 millones de dólares y que 600.000 llamadas de orientación y auxilio se han recibido esos centros de justicia.

Sánchez Cordero dijo, además, que se hizo la campaña del 911, que los policías sensibilizados sobre violencia que afecta a las mujeres ya son “por primera vez” 2.700 y que se han construido 237 redes de mujeres en 107 municipios “para que ellas mismas se cuiden y protejan de la violencia”.

El DIF también trabaja en el GIEV donde se atienden a la niñez en orfandad por el feminicidio, tantos como que han recibido becas, y por delitos de alto impacto, más de 2.000 criaturas.

A ello, presente en la conferencia, Frida Guerrera pidió más datos y abogó por los bebés secuestrados, los que quedan huérfanos del feminicidio. Las funcionarias tartamudearon. El Presidente intervino para reiterar, que, en lo general, se combate la pobreza, se atiende a las mujeres, se busca la paz.

Frida Guerrera insistió. Entonces la directora del DIF dijo que “se da seguimiento” y se “atenderán los casos de bebés no considerados en las becas”. Se busca “ayudar”, dijo Frida y dónde están “sujetos de derecho”. Se informó entonces que están abiertas 2.568 carpetas de investigación por casos de niños y niñas secuestradas o substraídas por los papás y alejadas de sus mamás. Y que en total de esos casos hay reportados 9.571.

A nuevas preguntas de las reporteras, las funcionarias otra vez trastabillaron. La Presidenta de Inmujeres dijo que los seis millones de dólares que redujeron de su presupuesto no afecta el trabajo ni la estructura y que ya se entregaron dos ministraciones a los institutos estatales de las mujeres; que ya pronto se publicará el ProIgualdad y que crecieron el dinero y los apoyos para las mujeres más pobres.
Finalmente, para cerrar, el Presidente habló contra las “organizaciones” y reiteró los recursos, las acciones y los programas son para las más pobres y en forma directa o personal.