En Querétaro buscan que seguros escolares cubran a alumnos en casa.

Querétaro, 9 Agosto 2020.- La secretaria general de la Federación de Escuelas Particulares de Querétaro (FEPQ), Rosa María González Pérez, aseguró que el aplazamiento para el regreso a clases de manera virtual, impactará fuertemente la economía de las instituciones educativas en Querétaro.  

La maestra comentó que entre estos servicios, se tendrá que contratar mayor tiempo los seguros para las instalaciones, pues confirmó, algunas escuelas privadas han sido vandalizadas, con cristales rotos; o bien, por intentos de robo. 

Detalló que las escuelas cuentan con un seguro de responsabilidad civil para el resguardo de los menores en las escuelas; ahora que no hay menores, dijo, la idea es buscar que se les proteja en casa durante el tiempo que estén conectados a las clases. 

“Los seguros dicen que todas las actividades de la escuela quedarán cubiertas, desde esa cláusula queda, pero en una salida de campo o actividad afuera, no una permanencia en casa; no estaba considerado esto. Los programas de seguros, los tenemos, y los padres pagan y nuestras escuelas también”, argumentó. 

Por otro lado, González Pérez admitió que muchos de estos cambios administrativos de las escuelas impactará directamente en el sueldo de los profesores. 

“Debemos definir claramente ahora lo que podemos ofrecer; si es más en tiempo, si habrá más colegiaturas o menos, pues esto repercutirá directamente en los sueldos de nuestros docentes, porque en vez de estar una jornada de más tiempo, ahora tendrán menos horas laborales”, explicó. 

La representante de la FEPQ resaltó la colaboración de la Procuraduría Federal del Consumidor, que ha privilegiado el diálogo con padres de familia por diversas quejas, por lo que hasta el momento no hay una denuncia formal contra alguna institución. 

Aseguró que el 100 por ciento de las escuelas mantienen disponibles programas de descuentos, planes de pago flexibles y demás alternativas; lo anterior, debido a que ya hay escuelas que han bajado a más del 50 por ciento su matrícula. 

Asimismo, expresó que existe la problemática de varios padres de familia que no han inscrito o reinscrito a sus menores, pero tampoco han dado de baja a los alumnos.