El incendio forestal de Cherry Valley, ha quemado ya más de 11.300 hectáreas (28.085 acres) y ha provocado lesiones en al menos un bombero. FOTO: EFE/EPA/DAVID SWANSON/File.

Los Ángeles, 6 ago (EFE News).- El incendio forestal de Cherry Valley, un área residencial al este de Los Ángeles, ha quemado ya más de 11.300 hectáreas (28.085 acres) y ha provocado lesiones en al menos un bombero, confirmaron este jueves las autoridades de California.

Eso se desprende de la última actualización de la Unidad del Bosque Nacional de San Bernardino sobre la evolución del fuego, que ha sido contenido en un 30 % de su extensión y se calcula que no podrá ser totalmente sofocado hasta el próximo 17 de agosto.

“El fuego estuvo activo anoche en los flancos este y oeste. Los equipos de tierra continuaron construyendo líneas de contención en el área de Pine Bench y lograron un buen progreso en el perímetro occidental al este de Oak Glen”, señalaron en su comunicado matutino diario.

Hasta el momento, al menos un bombero ha resultado herido por las llamas de este incendio que afecta ya diferentes puntos de los condados de Riverside y San Bernardino.

Además, hasta 12 edificios o casas han sido dañadas, según los últimos reportes oficiales.

Esta semana también se descubrió el origen humano del incendio: el mal funcionamiento del tubo de escape de un vehículo diésel.

Como consecuencia de las llamas, unas 7.800 personas han sido desalojadas de sus casas en Cherry Valley, una comunidad situada en el condado de Riverside, un número que no ha crecido en las últimas horas.

También ha habido residentes de las áreas de Oak Glen y Potato Canyon, en el vecino condado de San Bernardino, a los que se les ha pedido que desalojen sus casas como medida de precaución.

Los vecinos evacuados están siendo alojados temporalmente en hoteles locales y en las instalaciones de una escuela secundaria de la localidad, manteniéndose los protocolos necesarios por la COVID-19, con el control de temperatura al llegar, las distancias de seguridad y el uso de mascarillas.

Lo que sí ha aumentado es el número de personas desplazadas para combatir el incendio, dado que más de 2.500 efectivos se encuentran trabajando en el lugar para apagar las llamas.

En sus primeros días, el Servicio Meteorológico Nacional publicó imágenes tomadas por sus satélites que mostraban que el humo generado por el incendio llegaba hasta Phoenix (Arizona), a casi 500 kilómetros de distancia.