El glamur de Hollywood, las grandes producciones y la versatilidad de actores, fueron algunas razones por las queFernanda Castillo eligió la actuación. FOTO: EFE/ Cinépolis Distribución.

México, 5 ago (EFE).- El glamur de Hollywood, las grandes producciones cinematográficas y la versatilidad de sus actores tanto física como interpretativa, fueron algunas de las razones por las que la actriz mexicana Fernanda Castillo eligió la actuación como su carrera profesional, según relató en una entrevista con Efe.

“Yo me enamoré de la idea de ser actriz por estas grandes transformaciones que uno puede ver en Hollywood. En este país no se llevan a cabo, si necesitan a alguien de determinada manera contratan a esa persona y no nos ayudan con esas transformaciones entonces yo trato de hacer lo poco que pueda”, confesó.

Es por eso que a sus personajes se les puede distinguir por cambios, aunque sea pequeños, en su aspecto físico, ya sea en el cabello, en su peso o en la forma en la que hablan para que el público “no vea todos los vicios de los proyectos anteriores”, detalló.

“Yo siempre termino molestando a la producción. Crecí en una época en donde veías a los mismos actores con el mismo corte de pelo, les cambiaban el vestuario y no había ninguna modificación, y yo decía ‘pero si es la misma persona, ¿cómo me creo que es otra nada más porque trae botas y en la otra tacones?'”, relató.

Rubia como Mónica Robles en “El Señor de los Cielos” (2013), pelirroja y peligrosa como Roxana en “Enemigo Íntimo” (2018) o con flequillo y con 13 kilos más como Tamy en “Dulce familia” (2019).

Ahora castaña y con media melena interpreta a una “madre abnegada” en la nueva película de Agustín “Oso” Tapia “Cuidado con lo que deseas”, cuya historia pretende llegar el 21 de agosto a algunos cines mexicanos.

GUION Y PERSONAJES INESPERADOS
“Me encanta este personaje porque no la lees, no hay manera de leerla. Es esta imagen inmaculada de la madre de una niña pequeña que tenemos la idea de que simplemente por la concepción que tenemos de la madre es la última que puede ser la mala de la historia”, aseguró.

La película relata la historia de una familia que prepara un cumpleaños para Pamela (Valery Sais), una niña que, acompañada de su marioneta, desentrañará los secretos más profundos que guardan sus padres y su tío, entre los que se encuentra un asesinato.

“Se me acercaron con el guión, lo leí y me fascinó. Decía: ‘claro, esta película trata sobre esto’ y veinte minutos después dije: ‘ah, no, este no es el malo’, y otros veinte minutos después dije de nuevo: ‘ah, no, este no es el malo”, contó la actriz.

Uno de los retos que vivió, añadió, fue tener que aceptar que en esta película no tenía el control como actriz, pues además de la compleja trama, contiene efectos especiales que hacían aún más difícil la ejecución a la hora de grabar.

“Tuvimos que estar muy preparados para todos los obstáculos que nos puso el clima o el filmar en un velero, pero hicimos muy buen equipo con todo el elenco”, explicó.

UNA NUEVA OPORTUNIDAD
Con esta película, la actriz se aleja de los papeles de comedia romántica con las que se le había caracterizado en el cine y se adentra al terror y al suspense. Además, celebra que sean cada vez más los directores que ponen un esfuerzo en variar en contenido y en géneros en el cine mexicano.

“Se está abriendo este camino para que el público no solo pueda ver comedia o comedia romántica. Creo que esta es una propuesta del director que tiene suspense, crimen o fantasía, pero me alegra mucho que las carteras comerciales se abran a que la gente pueda ver diversas cosas”, afirmó.

Y aunque algunos de sus proyectos actorales se encuentran parados, como una obra de teatro o su ingreso a la serie “Monarca”, Castillo es optimista y asegura que lo importante es cuidar la salud.

“Lo que espero es poder salir de esto airosa, con salud. No es momento de planear, sino más bien de ver cómo salir bien y sanos de esta situación”, finalizó.