Las ventas por cuenta propia, limpiaparabrisas, malabaristas y limosneros, desde el inicio de la pandemia a la fecha, han aumentado.

San Juan del Río, 3 agosto 2020.- Las ventas por cuenta propia, limpiaparabrisas, malabaristas y limosneros, desde el inicio de la pandemia a la fecha, han aumentado visiblemente en los cruceros y semáforos, ubicados en las principales avenidas de San Juan del Río.

En vialidades como Boulevard Hidalgo, Boulevard Alfonso Patiño, Paseo Central, Avenida Moctezuma, Avenida Universidad y también en casetas de peaje, por mencionar algunas, se pueden ver a familias completas, incluso con menores de edad, trabajando y ofreciendo sus productos o servicios.

Si bien, ya era del conocimiento poblacional la existencia de vendedores informales al cruce con semáforos, a raíz, de que fue decretada la contingencia sanitaria a nivel nacional, la pérdida de empleos, las bajas en las ventas y el confinamiento social, desató el incremento en dicho escenario comercial.

Debido al incremento de vendedores y limpia parabrisas, en la mayoría de cruceros, los conductores mantienen los cristales arriba y hacen señas a los comerciantes para que no se aproximen a ofrecer sus productos.

Y es que ahora, a raíz del miedo sembrado por no ser contagiados de “Covid-19”, los vendedores en semáforos, se enfrentan al rechazo de las personas que a toda costa evitan que se acerquen a los autos como una medida preventiva.

A pesar de la negativa y en la mayoría de los casos con indiferencia por parte de los conductores; mujeres, hombres, adultos mayores e incluso menores de edad, no desisten de alentar a las personas para que consuman alguno de sus productos, o les regalen una moneda en muestra de apoyo.

Aunque el panorama de ganancia es realmente muy bajo, los trabajadores de cruceros, desde muy temprana hora, se dan cita en los diferentes esquinas, para valerse del recurso de comercio informal o la solicitud de limosnas, para llevar el sustento a su familia.