Los casos nuevos confirmados de COVID-19 en Florida bajaron este lunes por primera vez desde el 23 de junio. FOTO: EFE/EPA/TANNEN MAURY/Archivo.

Miami, 3 ago (EFE News).- Los casos nuevos confirmados de COVID-19 en Florida bajaron este lunes por primera vez desde el 23 de junio por debajo de los 5.000, aunque la cifra puede ser engañosa debido a que los centros de pruebas del sureste del estado estuvieron cerrados en los últimos días por el paso de la tormenta tropical Isaías.

Con los 4.752 casos y 73 muertes contabilizadas hoy son 491.884 las personas que se han contagiado la enfermedad y 7.157 las fallecidas en Florida desde el 1 de marzo pasado.

Las autoridades de Florida solo incluyen en el recuento de muertes las de los residentes en el estado.

De las muertes contabilizadas hoy 25 corresponden a Miami-Dade, tres a Broward y 12 a Palm Beach, y de los casos nuevos 954 son del primero de esos condados, 556 del segundo y 324 del tercero.

Esos tres condados son los más afectados por la COVID-19 en Florida, especialmente Miami-Dade, que acumula 123.664 casos y 1.694 muertes desde que la pandemia llego a estas tierras.

Le sigue Broward, con 58.531 casos y 748 muertes, y Palm Beach, con 34.550 casos y 845 muertes.

En julio, el mes álgido de la COVID-19 en Florida, se llegó a tener un récord de 15.300 casos nuevos en un día y 257 fallecimientos diarios.

El domingo el Departamento de Salud de Florida recibió los resultados de solo 60.994 pruebas, cuando el día anterior habían sido más de 100.000, debido a que varios de los centros donde se realizan los test estuvieron varios días cerrados por el paso de la tormenta Isaías por la costa este del estado.

En total se han hecho pruebas desde el 1 de marzo a 3,75 millones de personas y el porcentaje de positivos en esa cifra es de 13,09 %. Si se toman solo los positivos de las pruebas del último día, el porcentaje es del 9 %.

PRUEBAS MÁS RÁPIDAS
El gobernador de Florida, Ron DeSantis, anunció hoy en una rueda de prensa en Fort Lauderdale (sureste del estado) que a partir de este martes las personas con más de 65 años de edad y las que tengan síntomas de coronavirus que residan en la zona de Miami van a poder saber si están contagiados en solo 15 minutos.

“No ayuda (a poner bajo control los contagios) si tienes síntomas y al cabo de siete días aun no has obtenido los resultados de las pruebas”, dijo el gobernador.

Desde el martes funcionarán dos sitios especiales, uno en el estadio del equipo de fútbol americano de los Marlins y otro en el estadio Hard Rock en Miami Gardens, como parte de los esfuerzos de las autoridades por acortar el periodo de espera de los resultados de las pruebas, que ha llegado a ser de dos semanas.

Ambos centros tienen capacidad para procesar por día 1.250 pruebas que detectan el antígeno de la COVID-19.

Según la Agencia para la Administración de Servicios de Salud (AHCA) de Florida, hoy había 7.992 personas hospitalizadas “con diagnóstico primario de coronavirus” en el estado.

En Miami-Dade la cifra de hospitalizados es de 1.916, de las cuales 317 están conectadas a respiradores.

Florida es el segundo estado con más casos de coronavirus acumulados en Estados Unidos, solo superado por California, que tiene más de 512.000, y en número de fallecidos es el séptimo.

Miami-Dade es el tercer condado más afectado por la pandemia en todo el país, por detrás de Nueva York y Los Ángeles, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

La pandemia de la COVID-19 tuvo en Florida una incidencia moderada en los primeros meses pero a mediados de junio, después de la entrada del estado en fase dos de apertura, sufrió un repunte de casos y decesos que sigue en la actualidad.

Hoy se conoció que el legislador republicano en el Congreso de Florida Randy Fine fue hospitalizado este domingo por la COVID-19. “El médico me ha dicho que tengo graves problemas en los pulmones y ha ordenado mi ingreso en el hospital”, escribió en Facebook.