El chef José Andrés ha sido el ganador del Basque Culinary World Prize 2020 por la "respuesta contundente, global e inspiradora". FOTO: EFE/cedida.

San Sebastián (España), 23 jul (EFE).- El chef José Andrés ha sido el ganador del Basque Culinary World Prize 2020 por la “respuesta contundente, global e inspiradora” que ha dado a través su ONG World Central Kitchen durante la crisis de la COVID-19, al repartir miles de comidas entre las personas más vulnerables.

El cocinero asturiano, propietario de una cadena de restaurantes en Estados Unidos, recibirá los 100.000 euros con que está dotado este reconocimiento creado por el Basque Culinary Center (BCC) de San Sebastián (norte de España) y el Gobierno de la comunidad autónoma del País Vasco para distinguir a chefs que hayan impulsado iniciativas transformadoras.

Debido a las “especiales circunstancias” vividas tras la propagación del virus por todo el mundo, para la quinta edición del premio se ha elegido un ganador que “encarna la respuesta” que el sector ha dado ante la COVID-19 y se han otorgado diez menciones especiales a chefs que han ofrecido “propuestas inspiradoras, valientes y de impacto para sobrellevar una crisis colectiva y global”.

El nombre del galardonado, que antes de la pandemia estaba previsto anunciar en Japón, se dio a conocer este jueves en una rueda de prensa telemática, en la que intervinieron el director general del BCC, Joxe Mari Aizega, y el viceconsejero vasco de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria, Bittor Oroz, la cocinera francesa afincada en San Francisco Dominique Crenn, que ha formado parte del jurado, y Joan Roca, que lo ha presidido y que dijo que la decisión se ha adoptado “por unanimidad total y absoluta”.

El resto de integrantes han sido los reconocidos chefs internacionales Gastón Acurio, Andoni Luis Aduriz, Eneko Atxa, Dan Barber, Massimo Bottura, Manu Buffara, Mauro Colagreco, Trine Hahnemann, Yoshihiro Narisawa y Enrique Olvera.

José Andrés ha sido proclamado ganador “por aportar una respuesta global y colaborativa” ante la COVID-19 desde que el virus “comenzó a golpear abiertamente en marzo”.

El cocinero activó World Central Kitchen, fundada hace diez años, no solo en ciudades en todo Estados Unidos, sino también en España.

El jurado subraya que “su admirable vocación de trabajo, su capacidad para lidiar con crisis humanitarias y su presente y evidente liderazgo han servido de fuente de inspiración para multitud de personas que se han sumado a su iniciativa World Central Kitchen alrededor de todo el mundo”.

Ha sido un proyecto que “también ha visibilizado el trabajo de voluntarios que han convertido la gastronomía en una fuerte herramienta social”.

“Durante la pandemia se ha expuesto el crecimiento de una organización que ha evolucionado y se ha convertido en un espacio colaborativo global entre cocineros. Esto refuerza un ejercicio de cohesión, dinamización y articulación de auxilio desde la restauración sin precedentes”, reseña el jurado.

Los responsables del Basque Culinary Center recordaron además que José Andrés “lleva años promoviendo reformas migratorias y mejoras laborales en el sector de la restauración, consciente de que la cocina puede ser un motor de cambio social”.

Entre los destinatarios de las menciones especiales se encuentra el español Juan Llorca, por ayudar a los padres durante el confinamiento con la alimentación de sus hijos; Mariana Aleixo, por su trabajo en la mayor favela de Río de Janeiro con Maré de Sabores; Elijah Amoo Addo, por redoblar esfuerzos en Ghana con su Food for All Africa; y Greg Baxtrom, por liderar impulsos gremiales y asistenciales en Nueva York.

Simon Boyle, por el socorro brindado a grupos desfavorecidos en Londres con Brigade, y Tracy Chang, por usar su creatividad para conectar las capacidades de restaurantes en Estados Unidos con la necesidad de acceder a alimentos de grupos afectados por la crisis con Off Their Plate y Restore Us, también han recibido una mención especial.

En la lista está igualmente el colectivo Ghetto Gastro, integrado por los chefs Jon Gray, Pierre Serrao, Lester Walker y Malcolm Livingston, por su “intensa lucha” en pro de una mayor diversidad e inclusión racial en la gastronomía, además de David Hertz, por la transformación de Gastromotiva en banco de alimentos y facilitador de iniciativas de todo tipo en comunidades populares de Brasil y México, donde además instaló las llamadas Cocinas Solidarias.

Las dos menciones restantes corresponden a Ed Lee, por el “inspirador” trabajo comunitario en favor de los empleados de la restauración en todo Estados Unidos, y Nicole Pisani por la red de voluntarios con la que ha venido brindando alimentos a jóvenes que dependen de lo que reciben en cantinas escolares todavía suspendidas.

Para esta edición se han recibido 295 nominaciones correspondientes a 110 cocineros de 33 países, lo que supone el mayor índice de participación hasta la fecha, ha explicado Aizega en su comparecencia.

Han recibido el BCC World Prize anteriormente el chef estadounidense Anthony Myint, el escocés Jock Zonfrillo, la colombiana Leonor Espinosa y la venezolana María Fernanda di Giacobbe.