Martha Fabiola Larrondo Montes, Diputada en Querétaro por el Partido MORENA.

Querétaro, 21 Julio 2020.- La diputada en Querétaro por el Partido MORENA, Martha Fabiola Larrondo Montes, ingresó una iniciativa de exhorto para que el titular del poder ejecutivo nombre como Patrimonio Cultural Inmaterial e Intangible del Estado, a los Carros Bíblicos, a fin de preservar las tradiciones queretanas.

La legisladora resaltó que dicha tradición religiosa llevada a cabo en el mes de diciembre cuenta una con 191 años de historia, por lo que se debe trabajar para reconocerlas y que perdure para las nuevas generaciones.

El iniciador de esta actividad fue el licenciado José María Sotelo, el 24 de diciembre de 1826, quien organizó el primer desfile de carros alegóricos, representando hechos bíblicos en carretas.

Señaló que tras la presencia de la pandemia por COVID-19, cancelaron pláticas y mesas de diálogo para buscar este nombramiento, por lo que se decidió presentar la propuesta en estos días.

Larrondo Montes aseguró que debido a la globalización, la falta de apoyo, de aprecio y comprensión, las tradiciones corren el riesgo de quedar en el olvido.

“Sin duda, es una tradición centenaria, de carácter religioso, que merece el mayor de los respetos, no solo por representar los pasajes de las sagradas escrituras, sino también por constituir un fenómeno cultural de gran riqueza histórica, cultural y visual”, argumentó.

Asimismo, la coordinadora del grupo parlamentario de Morena en la LIX legislatura local ingresó otro exhorto, dirigido a la Secretaría de Cultura del estado y las instancias municipales en la materia, para proyectar de forma virtual espectáculos, obras de arte y demás expresiones artísticas.

Esto, refirió, con el fin de que la población queretana pueda disfrutar de estas muestras desde casa, en el marco de la contingencia sanitaria por COVID-19.

Adicionalmente, se busca apoyar a los artistas que han quedado desprotegidos por la pandemia, resaltando que esta acción puede ser un motor de impulso a la economía.

“La cultura se encuentra en un estado vulnerable. Al mismo tiempo, la cultura es un factor que impulsa la recuperación, fortaleciendo la resiliencia de la comunidad. Puede ser un motor para reconstruir la economía y la sociedad”, manifestó.