Gastronomía jalisciense, envuelta en tradición y emblemáticos sabores
La gastronomía jalisciense se ha convertido en una de las más reconocidas a nivel nacional gracias a su gran variedad de platillos. FOTO: guadalajara.gob.mx.

La gastronomía jalisciense se ha convertido en una de las más reconocidas a nivel nacional gracias a su gran variedad de platillos que presumen la riqueza de sus regiones, dejando siempre una importante huella en el paladar de sus visitantes por los exquisitos sabores que la definen.

Sin duda alguna visitar la impresionante ciudad de Guadalajara mejor conocida como la perla del occidente de México, los cálidos Pueblos Mágicos de la entidad, así como las exuberantes playas paradisíacas de Puerto Vallarta, entre otros destinos del estado, obligan al visitante a consentirse con una gran experiencia culinaria.

Por ello te recomendamos algunos platillos típicos que deberás probar en tu próxima visita al destino:
Caldo de bote: Este platillo es típico de Mazamitla, uno de los ocho Pueblos Mágicos de Jalisco y se compone por una gran variedad de carnes como res, pollo y puerco, además de chipotle, chícharos, papas, chayote y cebolla; todos los ingredientes se ponen a cocer en un “bote” con pulque.

Se dice que este platillo nació gracias a dos personas que realizaban un largo viaje y al no contar con agua para cocinar sus alimentos decidieron sustituirla por el único líquido que tenían a la mano, el pulque.

Birria: Una de las comidas más distintivas de Jalisco es la birria y cada municipio del estado cuenta con su propia versión pero principalmente se elabora con carne de chivo, aunque también se puede sustituir por conejo, tejón, tlacuache, res, cerdo o venado.

Tradicionalmente se sirve la carne adobada y tatemada en seco, para después una salsa de jitomate hervida junto con los jugos de cocción. Se acompaña con cebolla picada, limón, tortillas y chile bravo.

Carne en su jugo: Una de las joyas de la gastronomía tapatía es este platillo, un guiso elaborado con bistec de res finamente cortado, macerado con jugo de limón y caldo de pollo, para después asar la carne en grasa de tocino previamente frito.

A la preparación se añade salsa de tomates y se sirve con frijoles de la olla, cebollitas cambray y el tocino crujiente. La combinación de ingredientes ha hecho de la carne en su jugo el protagonista de muchos negocios de Guadalajara.

Jericalla: Este postre tapatío es originado durante el siglo XIX por las monjas del Hospicio Cabañas, quienes idearon un postre nutritivo y delicioso para los huérfanos a base de leche, canela, azúcar, huevo y vainilla.

Al hornear la mezcla notaron una capa dorada con toques tostados que aporta un sabor muy particular parecido al flan, pero de consistencia ligera. Su fácil preparación y delicioso sabor han convertido a este manjar en el preferido de la Perla Tapatía.

Pescado Zarandeado: Uno de los favoritos de los visitantes por su exquisita mezcla de sabores, la base de este platillo es el Pargo o huachinango.

Se corta el pescado estilo mariposa, bañado con una salsa especial (se usa la salsa huichol como uno de los ingredientes principales, además de mantequilla, chile guajillo sin semillas, chile de árbol seco sin semillas, salsa tipo inglesa, ajo, sazonador líquido y limón), asado al carbón.

El pescado zarandeado se puede encontrar en una gran variedad de restaurantes de Puerto Vallarta, pero si deseas degustarlo en un lugar especial te recomendamos visitar Boca de Tomates, un hermoso lugar rodeado de vida silvestre.

Ceviche Vallarta: De los platillos favoritos para degustar en la playa, sin duda alguna es el ceviche, el cual consiste en mezclar carne marinada de pescado, con cítricos y verduras. En Jalisco hay diferentes formas de preparación, sin embargo, Puerto Vallarta tiene su propio estilo, y esta delicia es una de las más buscadas.

Se prepara mezclando los siguientes ingredientes: Filetes de pescado blanco molidos finamente, jitomate picado en trozos pequeños, cebolla morada fileteada, cilantro, chile serrano, pepino picado en cubos pequeños, zanahoria rallada, jugo de limón y sal, pimienta y ajo molido al gusto, el cual puede ser acompañado con exquisitas tostadas.

Tanto turistas locales, nacionales y extranjeros, podrán deleitar su paladar con la amplia oferta gastronómica jalisciense, la cual integra los sabores más representativos de la comida mexicana.