La Mostra desvelará su programa el 28 de julio y competirán menos películas
La Mostra ha avanzado que en su sección oficial competirán menos películas para permitir sus proyecciones con seguridad ante el COVID. FOTO: EFE/EPA/CLAUDIO ONORATI/ Archivo.

Roma, 7 jul (EFE).- La Mostra de cine de Venecia desvelará el programa de su septuagésimo séptima edición el próximo 28 de julio y ha avanzado que en su sección oficial competirán menos películas para permitir sus proyecciones con seguridad ante el coronavirus.

Los organizadores del certamen, que tendrá lugar entre el 2 y el 12 de septiembre, siguen manteniendo su celebración pese a la pandemia (Cannes por ejemplo renunció a ello) pero hoy adelantó una serie de novedades para respetar los protocolos sanitarios.

En primer lugar el total de películas que competirán por el León de Oro será “reducido aunque de un modo contenido” para respetar la separación entre los periodistas, crítica y público en las salas.

El día 28 de julio se desvelará con una rueda de prensa el programa del festival, en el que “probablemente” se esperan menos estrellas por las limitaciones impuestas a los viajes, tal y como vaticinó en mayo el director de la Mostra, Alberto Barbera.

La Unión Europea ha elaborado una lista en la que recomienda abrir las fronteras a quince países considerados seguros, entre los que no está por ejemplo Estados Unidos, de donde vienen gran parte de los famosos, y de Latinoamérica solo consta Uruguay.

Italia por su parte abrió desde el 1 de julio sus fronteras a los países no europeos pero con la obligatoriedad de guardar dos semanas de cuarentena y justificando su viaje por motivos de trabajo, salud o necesidad, también a los quince aprobados por la Unión Europea.

Estas medidas estarán en vigor de momento hasta el 14 de julio ya que serán revisadas y actualizadas cada dos semanas.

La Mostra confirma también la segunda competición, Horizontes, dedicada a las nuevas corrientes estéticas del cine, así como las proyecciones Fuera Concurso, que suelen atraer cintas y documentales de autores famosos, y Biennale College, para directores noveles.

Por contra el concurso de obras de realidad virtual podrá seguirse por internet y no en la isla del Lazzaretto Vecchio, frente al Lido de Venecia, donde tiene lugar el festival.

Este año renunciará a celebrar su sección “Sconfini”, el cajón de sastre del certamen, fuera de concurso, para permitir una mayor disponibilidad de las instalaciones para las categorías principales.

Además como novedad se han instalado dos cines al aire libre, uno en los jardines de la Bienal y otra en una cancha deportiva.

También queda confirmado el encuentro para la industria del cine, Venice Production Bridge, como siempre en el Hotel Excelsior del Lido pero también con encuentros por internet para quienes no podrán llegar a la ciudad de los canales por las restricciones.

El director artístico Barbera expresó su satisfacción por mantener el festival con “una reducción mínima de los títulos y de las secciones”.

En su juicio Venecia, el festival internacional más antiguo del mundo y uno de los más importantes, será “un mensaje de optimismo para todo el mundo del cine duramente golpeado por la crisis” del coronavirus, que en Italia ha matado a casi 35.000 personas.