"Enmarcando el futuro, renovando historias" es un proyecto donde se plasma arte, reciclado e ingenio mexicano. FOTO: NOTIPRESS.

El unicel o poliestireno expandido es un material reciclable al 100%.

La clave para su reciclado consiste en recuperar de una forma limpia el material compuesto de 5% de materia y 95% de aire.

La empresa social R3VIRA y la asociación civil La Bola, se aliaron a fin de convertir el unicel en marcos y, a partir de ello, un proceso artístico con el fin de generar empleos para personas de sectores vulnerables.

Unidas por la pasión del cuidado al medio ambiente, las fundadoras de R3VIRA, Guadalupe Rodríguez y Martha Melesio, dieron un paso más e integraron a la cadena de reciclaje la generación de empleos dignos.

Por ello, las ambientalistas vieron la posibilidad de contribuir con personas reclusas; de forma que, así como el unicel recibe una segunda oportunidad, diseñaron la alianza con la asociación civil para ofrecer otra oportunidad a quienes recuperaron la libertad.

Llamaron a esta campaña “Enmarcando el futuro, renovando historias”, un proyecto donde se plasma arte, reciclado, ingenio y orgullo mexicano por ayudar a otras personas a construir un mejor futuro.

María José Martínez, fundadora y directora de La Bola, compartió con NotiPress cómo llevan a las cárceles de México programas re reinserción social y de salud mental a fin de generar mejores oportunidades a quienes han sido privados de su libertad. Además, la asociación busca alejar a las personas del círculo del delito.

Desde su fundación en 2018, la asociación civil impartió diversos talleres al considerar, los primeros seis meses son cruciales para aquellas personas que retoman la libertad.

Asimismo, desde la vivencia de la directora expresa sobre las cárceles tendrían que ser “escuelas de vida y son universidades del crimen”.

Durante una entrevista, Rodríguez y Melesio dijeron, las personas que recuperaron su libertad tienen una oportunidad de comenzar su vida mediante un trabajo digno, al poder pintar estos marcos.

Para complementar el arte, estos artistas de la vida pintan en los marcos mandalas, símbolos budistas que representan la evolución del universo a partir de un punto central, el ser humano.

Si bien utilizan una técnica para desplegar el arte, “cada quien lo va a pintar de acuerdo a cómo se sienta en ese momento”, ilustra Melesio.

Esto no solo es reciclado, trabajo digno y arte, también considera al ser humano en toda su expresión hacia una conciencia más elevada.

Enfocado en el bienestar social y ecológico, el proyecto ejecutado con la técnica de stencil o plantilla, contempla tres aspectos: construir una rutina de trabajo orientada a desarrollar una mejor concentración, al tiempo que ofrece a quien está pintando expresarse a partir de la pintura con una calidad estándar.

Una vez terminado el trabajo de pintarlos, al juntar varios cuadros se ven “como si fueran una gran mandala” dicen las fundadoras de la empresa social. Luego los marcos se comercializan y sus compradores son personas ligadas a la causa promovida por la empresa social y la asociación civil.

A fin de fondear la iniciativa, R3VIRA creó una campaña en la plataforma Kirkstarter de México para realizar donaciones y recibir uno o más marcos.

Cuando las personas se registran, pueden contribuir mediante el aporte de dinero al medio ambiente y la generación de empleos dignos, mientras se quedan con marcos realizados de material reciclado de unicel con arte pintado a mano.