Las Casas de Mujeres Indígenas en Puebla seguirán operando, a pesar de que el gobierno federal confirmó que no destinará recursos este año. FOTO: CIMAC NOTICIAS.

Puebla, Pue. Las Casas de Mujeres Indígenas (Cami) en Puebla seguirán operando, a pesar de que el gobierno federal confirmó que no destinará recursos este año para ese programa, así lo confirmo Angélica Rodríguez, integrante de la Cami, Cuetzalan.

El 26 de mayo de teste año la Red Nacional de Cami y otras organizaciones civiles informaron que el gobierno federal había cancelado los recursos para ese rubro del Programa Derechos Indígenas.

En ese momento la secretaria de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, manifestó que se buscarían recursos internacionales para mantener el financiamiento.

Cuestionada al respecto, Angélica Rodríguez dijo que organizaciones civiles están buscando otras alternativas para mantener los espacios abiertos, ya que son los únicos que atienden a las mujeres indígenas de sus regiones.

Las Cami buscarán además que el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) respete la asignación presupuestal que ya había hecho para este programa, para ello también recurrirán a una carta dirigida a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, para solicitar su intervención.

Angélica Rodríguez comentó que el viernes 29 de mayo sostuvieron una reunión a nivel nacional para plantear cuál será la postura de las Cami y sus líneas de acción, pues muchas de las compañeras que trabajan la salud sexual y materna han seguido trabajando durante la pandemia, debido a la necesidad que tienen las propias mujeres.

Hasta ahora el acuerdo es esperar la respuesta del titular del INPI, Adelfo Regino Montes, y seguir buscando otra forma de obtener recursos para que las Casas no cierren.

ONU Mujeres informó que la crisis sanitaria por el COVID-19 tiene un alto impacto en la salud y seguridad de las mujeres, además que dificulta su acceso a salud sexual y reproductiva, situación que se agrava en el caso de las mujeres indígenas y por ello solicitó a los estados garantizar su salud en todos los ámbitos, brindarles información oportuna sobre la pandemia en su idioma, garantizar su acceso a Refugios y centros de atención en casos de violencia de género, entre otras medidas.