Desarrollan sistema para detectar y monitorizar floraciones de algas

Sistema para monitorizar floración de algas
Un equipo del ICMAN, desarrolló herramientas digitales para detectar de forma remota y monitorizar en tiempo real la presencia de floraciones de algas. FOTO: CANVA/ILUSTRATIVA.

Madrid, 28 May (Notimex).- Un equipo del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (ICMAN), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), desarrolló herramientas digitales para detectar de forma remota y monitorizar en tiempo “prácticamente real” real la presencia de floraciones de algas nocivas.

Dichas herramientas se basan en las imágenes captadas por los nuevos satélites Sentinel-2 y Sentinel-3 de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Ambos satélites tienen sensores ópticos a bordo para caracterizar la reflectancia del agua a numerosas longitudes de onda, incluyendo bandas en el rojo cercano que permiten la detección de un tipo específico de microalgas, el dinoflagelado Lingulodinium polyedra.

Con el uso de las imágenes satelitales, el equipo pudo identificar durante el verano de 2019, en el Golfo de Cádiz, las floraciones de este dinoflagelado a una resolución espacial de 300 y 10 metros. Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Scientific Reports.

El método de detección se ha basado tradicionalmente en la obtención de muestras in situ recogidas en campañas de campo, que conllevan gastos logísticos, de tiempo y de personal, además de su posterior análisis en el laboratorio.

“Estos métodos, necesarios para la evaluación de las floraciones a nivel especie, pueden ser complementados con las herramientas gratuitas que hemos desarrollado en esta investigación gracias al uso de los satélites de la ESA”, señaló Isabel Caballero, investigadora del CSIC en el ICMAN y coautora del trabajo.

La importancia del estudio radica en el registro y control de este tipo de algas nocivas que, debido a la liberación de sus toxinas producen tanto daño a sectores como el turístico y recreacional, la pesca comercial, la acuicultura, y que incluso afectan a la salud humana y animal, puntualizó el científico Gabriel Navarro, coautor del estudio.

Los investigadores concluyeron que las nuevas metodologías podrán ser transferidas a administraciones y empresas, como también a responsables de la política marina, agencias ambientales, científicos y el sector industrial marítimo.

“Por lo tanto, podrán ser usadas en el futuro para gestionar este tipo de eventos con mayor eficacia, rapidez, y conocimiento por parte de las administraciones regionales competentes en la gestión de la costa”, afirmaron.