Funerales virtuales a fallecidos por Covid
Familiares de personas de origen oaxaqueño fallecidas por Covid-19, realizaron funerales virtuales. FOTO: PIXABAY/ILUSTRATIVA.

Oaxaca, México, mayo (SEMlac).- Familiares de personas de origen oaxaqueño fallecidas por Covid-19 en algunas ciudades de los Estados Unidos, durante la contingencia por la pandemia, realizaron funerales virtuales para que estuvieran presentes amistades y familiares desde su comunidad de origen.

Las restricciones por la distancia social y la lejanía entre países no fueron obstáculo para que personas migrantes buscaran la proximidad con su gente en el duelo, con reservas cumplieron con el rito de la velación, rezos y “levantada de la cruz”, como es costumbre en la práctica de la religión católica.

En el municipio conurbano de Tlacolula de Matamoros, a unos 30 kilómetros al oriente de la capital, habitantes participaron en los funerales virtuales y “acompañaron” a las y los dolientes al velorio desde cualquier dispositivo móvil.

Elizabeth Sánchez, habitante de esta localidad zapoteca del Valle de Oaxaca, comentó que este tipo de “acompañamiento” a distancia con quienes no viven en la zona, ocurría de manera esporádica desde el año 2019, aprovechando las redes sociales, así como la aplicación gratuita de WhatsApp.

Agregó que los y las migrantes buscan la proximidad con los suyos como estrategia para la sobrevivencia y la reproducción identitaria en un medio diferente; una mayoría que desea mantener viva sus tradiciones y costumbres.

Dijo que, a pesar de la distancia física, prevalece el vínculo con lo que consideran suyo, por lo que en tiempos de la pandemia fue posible sumarse a la transmisión “en tiempo real”.

A partir de los decesos por Covid-19, se ha vuelto común recibir la invitación a sumarse al funeral del o la connacional, sin el cuerpo presente y con un número reducido de personas.

En los funerales virtuales se comparten fotos y frases de quien ha perecido. Asimismo, se ofrece apoyo solidario y económico a las familias, como se acostumbre en su tierra natal.

Las y los deudos tuvieron que despedir a su ser querido “acompañados” por un teléfono celular, que de vez en cuando “congelaba” la imagen y requería cargar la pila, pero esto no menguó la tradición apegada a los usos y costumbres del pueblo.

Hasta hace unos años, las familias enviaban videos de las fiestas o funerales a sus paisanas y paisanos radicados en Estados Unidos, ahora se hace forma instantánea a través de redes sociales.