Piden a gobierno seguro de desempleo para trabajadoras del hogar

Piden a gobierno seguro de desempleo para trabajadoras del hogar
Seguro de desempleo, salario mínimo en los estados o “ingreso vital” son propuestas económicas que los gobiernos podrían implementar. FOTO: CIMAC NOTICIAS.

Ciudad de México. Seguro de desempleo, salario mínimo en los estados o “ingreso vital” son propuestas económicas que los gobiernos federal y estatales podrían implementar para apoyar la economía de las trabajadoras del hogar afectadas por las medidas de confinamiento por la COVID-19, de acuerdo con el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) y el Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (SINACTRAHO).

Al participar en el conversatorio “Las trabajadoras del hogar ante la crisis sanitaria del COVID-19” de El Colegio de México, Marcelina Bautista Bautista, directora del CACEH, pidió al gobierno de la Ciudad de México que implemente un seguro de desempleo para las trabajadoras del hogar.

La también defensora de los Derechos Humanos laborales explicó que en la Ciudad de México hay aproximadamente 300 mil trabajadoras que vienen del Estado de México y otras entidades a trabajar y que están perdiendo el empleo por el COVID-19, además de que conocen el caso de muchas de ellas (sin precisar cifra) ya han sido contagiadas.

Bautista Bautista detalló que esta es la situación de miles de trabajadoras en todo al país, a quienes sus empleadores les han dicho que se vayan a su casa pero sin darles dinero para afrontar la cuarentena.

En total, CACEH ha recibido durante la pandemia 200 quejas de trabajadoras del hogar por diferentes abusos a sus DH laborales, 60 por ciento por despido, baja de salario o porque tuvieron que regresar a sus casas sin un pago.

Frente a esta situación, CACEH también instó a todos los gobiernos de los estados a que establezcan un programa especial y destinen un salario mínimo para las trabajadoras del hogar mientras dura la pandemia, ya que este sector enfrenta mayor desventaja que el resto de las y los trabajadores por las desigualdades históricas.

Además de que muchas de ellas tienen una enfermedad crónica que las obligó a regresar a sus hogares, y la situación es principalmente difícil en las entidades o zonas rurales, donde ellas ganan menos y tienen menos soluciones para enfrentar el desempleo.

“(Entre la trabajadora y el empleador) hay una gran desigualdad de derechos, en toda una situación de vida de nuestros empleadores con nosotras. (…) Nos vuelve a colocar en desventaja y desigualdad. Simplemente no hay conciencia por parte de los empleadores, aún cuando las trabajadoras siempre están con ellos cuando están solos, enfermos o requieren apoyo para su familia. Hoy las abandonan. Las que más necesitan hoy son las trabajadoras”, declaró Bautista.

El pasado 10 de mayo, el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, anunció en conferencia de prensa que a partir del 13 de mayo el Instituto apoyará a más 21 mil 300 trabajadoras del hogar para acceder a un Crédito Solidario a la Palabra por 25 mil pesos, a pagar en 3 años, con una tasa de interés del 6 por ciento.

Al respecto, Bautista dijo que este crédito es importante aunque las empleadas aún tendrán que analizar qué significa para ellas pedir un crédito de esta cantidad, además, el número de mujeres beneficiadas es muy poco para el universo de 2.2 millones de trabajadoras del hogar que hay a nivel nacional.

Observó que, por el contrario, el número de trabajadoras que serán incorporadas no es una cifra menor si se considera que el IMSS ha hecho un esfuerzo a través del Programa Piloto para incorporar a cada vez más trabajadoras del hogar a la seguridad social, ya que con el régimen anterior (incorporación voluntaria) sólo se habría beneficiado a mil.

Y explicó que la incorporación de las trabajadoras al Programa Piloto ha sido difícil por la resistencia de los empleadores, entre quienes permea una cultura de no respeto de los derechos de las trabajadoras del hogar.

Bautista advirtió que el programa por ahora es voluntario, pero a partir de octubre la inscripción de las trabajadoras a la seguridad social será obligatoria.

Ingreso vital
El Sinactraho, conformado por trabajadoras del hogar en todo el país, señaló a través de sus redes sociales que celebran el crédito a la palabra para personas trabajadoras del hogar, “ya que es es una buena medida que nos permitirá enfrentar económicamente la crisis”; sin embargo, expresaron, “un crédito no es suficiente”.

Este sindicato señaló que urgen medidas con enfoque de derechos como la ampliación de la protección social, además de acciones para sobrellevar la emergencia de la crisis. Un ejemplo de estas medidas que respalda el Sinactraho es la propuesta de #IngresoVital.

Ésta es una propuesta respaldada por organizaciones como OXFAM, Equis Justicia y Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y organizando, así como por un grupo de legisladoras y legisladores.

El Ingreso Vital consiste en un apoyo económico del gobierno para poder proveer de un ingreso a las cientos de miles de mexicanas y mexicanos que han perdido sus empleos y ganancias a raíz del Covid-19.

El Ingreso Vital permitiría entregar 3 mil 745 pesos mensuales durante tres meses a 34.7 millones de hogares que se tienen identificados como poblaciones en situación de vulnerabilidad y que la epidemia ha agravado su situación económica por desempleo o disminución de ingresos.