Tratado de libre comercio entre UE y México concluye modernización
Concluyeron las modernizaciones hechas al Tratado de libre comercio entre la Unión Europea y México. FOTO: TWITTER @SE_mx.

La modernización del tratado de libre comercio entre la Unión Europea y México (TLCUEM) concluyó debido a las negociaciones vía telefónica entre Graciela Márquez, titular de Economía, y Phil Hogan, comisario de Comercio de la Comisión Europea.

Para México el comercio alcanzó hasta 72 mil millones de dólares en 2017, del cual el 36% está en representación de negocios con los países miembros de la Unión Europea (UE); cifras que se lograron gracias al TLCUEM. La UE es el segundo inversionista y el tercer socio comercial hacia el país.

Entre las modernizaciones se encuentra el acceso a mercados para productos agroindustriales como miel, plátano, carne de cerdo y res, jarabe de agave, entre otros; inserción al servicio de comercio electrónico y telecomunicaciones, así como un mecanismo de consulta para extender la cobertura de los nuevos servicios a diversos estados mexicanos; también dio por concluida la negociación sobre la propuesta mexicana para realizar compras gubernamentales a nivel sub-federal.

Asimismo, la modernización de un tratado que está vigente desde el año 2000 ahora incluye desarrollo de pymes, prioriza energía y materias primas, así como prácticas regulatorias más transparentes y anticorrupción.

“Mantener un flujo abierto de comercio e inversión será fundamental para proteger los empleos, prevenir el colapso de las cadenas de suministro y garantizar que los consumidores tengan acceso a bienes en las mejores condiciones en los mercados”, afirmaron los funcionarios en un comunicado.

“Por ello, llegar a un acuerdo en los tiempos actuales muestra que ambas partes comparten los valores de un sistema de comercio basado en reglas que ofrezca certidumbre y en contra de cualquier corriente proteccionista”.

Cabe mencionar que, terminada la modernización, el TLCUEM necesita una revisión legal así como la traducción a los idiomas de las partes involucradas. Finalmente, con la firma de los representantes en México y la UE, el acuerdo entrará en vigor.