Financieras, grandes depredadoras ante COVID-19?

peso mexicano

Ante la contingencia por la pandemia del COVID-19 y la crisis económica que se advierte, las empresas financieras, que son las que tienen acaparados a la mayoría de micros y medianas empresas, están pasando desapercibidas con planes de apoyo a la economía.

Se trata de financieras con altos porcentajes de intereses, para créditos quincenales y semanales, que no han ofrecido alternativa a la exigencia global de apoyo para mantener la economía del país.

Y es que las instituciones bancarias, ya se han pronunciado sobre las medidas que implementarán para poder apoyar los créditos de sus clientes, sobre todo los hipotecarios, tarjetas de crédito y préstamos personales, además de los créditos para Capital de negocios o empresas.

Pero las financieras, que son las que más abusos cometen con tasas de intereses exorbitantes y ‘pagos chiquitos’, pero semanales y quincenales, buscan pasar desapercibidas.

Para un verdadero apoyo a la economía del país, tanto de los bancos como de las financieras, sobre todo ahora que se advierten cifras incalculables de desempleos y cierre de negocios y empresas, se deben implementar estrategias de congelamiento de créditos y cobro de intereses, así como de penalizaciones.

Son estas empresas de crédito financiero las que deben ser vigiladas por las autoridades y la CONDUSEF, toda vez que se deben ajustar a las mismas condiciones de apoyo que están ofreciendo los bancos y que tienen que ver sobre todo con aplazar los pagos, sin penalizaciones o reportes al buró de crédito.

Hay empresas como Coppel y Elektra, Famsa, Financiera Hidalgo, solo por mencionar algunas, que cobran altos porcentajes de intereses y que usan a bufetes ‘patito’ para intimidar a sus clientes en caso de que sufran algún retraso en el pago.

Pero sobre todo hay otras que todavía y ante la contingencia que se está viviendo por el COVID-19, descaradamente exigen que los clientes adelanten pagos ‘porque se van a casa’, como si la gente lo que le sobrara en este momento es dinero para enfrentar los abusos que se saben cometen.

Las autoridades federales deben mantener bajo lupa a estos negocios, que ante la crisis económica que se avizora, pueden ser los grandes depredadoras de la economía de las familias.

Es la gente más vulnerable, la que recurre a estas instituciones para obtener un crédito, por lo que si no entran en un plan de contingencia regulado por las autoridades; en medio de la crisis económica que se anuncia, antes de que concluya la pandemia, van a ser arrancados hasta de las gallinas que tengan en sus corrales.

También habría que sumar los créditos financieros de las agencias de vehículos, que son parte importante en la economía de los ciudadanos y que deben ofrecer de la misma forma, apoyos reales a los clientes, sobre todo ahora que se necesita de todos para hacer frente a la economía del país.