Esto es lo que debes saber acerca del asma

Esto es lo que debes saber acerca del asma
El asma es una enfermedad crónica que se caracteriza por ataques recurrentes de dificultad para respirar y sibilancias; varían en severidad y frecuencia. FOTO: CANVA. ILUSTRATIVA.

Ciudad de México, 30 Mar (Notimex).- El asma es una enfermedad crónica que se caracteriza por ataques recurrentes de dificultad para respirar (disnea) y sibilancias, éstas varían en severidad y frecuencia de una persona a otra, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS calcula que actualmente en el mundo hay cerca de 235 millones de pacientes con asma siendo los niños de escasos recursos el grupo más vulnerable, ya que alrededor del 80 por ciento de las muertes por asma tienen lugar en países de bajos ingresos.

Los síntomas son tos con flema, seca, crónica, durante el ejercicio, por la noche, intensa o leve, dificultad para respirar por la noche, infecciones respiratorias frecuentes, respiración corta, respiración por la boca o respiración rápida.

En algunos casos presentan opresión en el pecho, ansiedad, frecuencia cardíaca rápida o irritación de garganta o en algunas personas la tos puede ser el único síntoma.

Esta enfermedad se debe al estrechamiento de las vías respiratorias que puede ser causada por una contracción en los músculos.

La forma más grave de asma se denomina estatus asmático en la cual los pulmones ya no tienen la capacidad de proporcionar un adecuado nivel de oxígeno o una eliminación completa del dióxido de carbono, de acuerdo con el Manual de Merck de Información Médica General.

Los médicos diagnostican la enfermedad por los síntomas característicos o mediante pruebas de función pulmonar, las cuales se realizan antes y después de administrarle un fármaco inhalado al paciente.

Es importante mencionar que durante una crisis de asma, el familiar mantenga la calma y busqué atención médica de inmediato, mientras que el paciente debe inhalar una dosis del fármaco correspondiente y buscar aire fresco.

A pesar de que este padecimiento no tiene cura, se pueden prevenir los ataques individuales, por lo que se le recomienda al paciente evitar el humo del cigarro, ejercicios de alto rendimiento, polvos o alérgenos y en algunos casos deben evitar cierto tipo de fármacos.