Hoy en México estamos en medidas de distanciamiento social por la crisis mundial de salud a causa del CO-VID-19.

Eso modifica nuestras condiciones de vida temporalmente, lo que incluye estar más tiempo con nuestra familia. Se puede utilizar esta oportunidad para cambiar algunas reglas con tus hijos.

Error No. 1: De anarquía absoluta a régimen dictatorial
Es natural, por el trabajo, que no se les dedique el suficiente tiempo, vamos todos muy acelerados, y se pierde la paciencia con facilidad. La mayoría de los padres reconocen que no han puesto normas, ni límites. Normalmente la sobreprotección es la que lleva a la conducta tirana por parte de los niños y adolescentes.

Si eres consentidor con tus hijos, si son los ‘príncipes’ de la casa desde que nacen, pierdes la paciencia y pasas de una anarquía absoluta en casa a un régimen dictatorial, cualquiera se rebelaría.

Los cambios que le pides que hagan hay que establecerlos de manera gradual.

Error No. 2: No ser firme
¿Contradice las normas que hay en tu casa? No puedes caer en aceptarlo o la pasarás mal. Hay que dejarle claro que las normas de casa si las incumple va a tener consecuencias, y que éstas no son negociables segun te dé un argumento o haga berrinche.

Para ello se necesita ser firme. Pero tampoco llegar al punto de ser estrictos como se estableció en el primer consejo. Siguiendo la máxima de “afectuosamente firme”, así le estarás educando que eres firme por que le conviene y no que eres firme porque simplemente estás molesta.

Error No. 3: Problemas de pareja por diferentes estilos de crianza
Es un error más común de lo que se pensaría, los padres tienen que hacer equipo, tiene que haber comunicación entre ellos. Siempre que una norma o un límite se ha pactado no es negociable.

En eso te tienes que mostrar inflexible a la hora de hablar con tu hijo porque si te convencen has perdido toda autoridad. Una vez creada la regla (entre padres) hay que comunicarla y no cambiar de opinión. Porque de lo contrario te desautorizas y abres la veda para que a partir de ese momento dirá “ mi papá si me deja ”y aunque no sea verdad, no podrás manejar la situación. Tus hijos sabrán que causando conflictos podrá salirse con la suya.