Actualmente, el culto al cuerpo se ha convertido en una obsesión para una gran parte de la población. Sin embargo, aunque mantener el cuerpo en forma es fundamental, no se debe dejar de lado el cuidado de la mente, pues es todavía más importante, ya que con una mente sana tendrás un cuerpo sano. Podemos observar un claro ejemplo en el deporte de la escalada.

Los mejores escaladores del mundo no tienen precisamente un cuerpo muy grande, sino que gran parte de su entrenamiento se basa en entender su mente y fortalecerla, pues de nada sirve tener los músculos más grandes si en cada paso que das piensas que te vas a caer.

Esto mismo sucede en el día a día al igual que en la escalda. Y es que resulta imposible enfrentarnos a nuevos retos si no tenemos nuestra mente preparada.

Mente y cuerpo

Existen fórmulas como el famoso “mindfulness” el cual no consiste en otra cosa que en la “atención plena” o meditación. Se trata de observar con detenimiento la experiencia que estás viviendo en este momento y hacerlo con interés, lo que permitirá trabajar conscientemente nuestro dolor, tratar nuestra enfermedad o superar cualquier desafío de nuestra vida que suponga un desequilibrio interno. Según especialistas, este tipo de técnica es muy efectiva con trastornos que son muy comunes en nuestra sociedad actual: la ansiedad o el estrés.

La mente es un músculo más, cuanto más la trabajas más se desarrolla. Además, nos proporciona infinidad de ventajas. No obstante, como indica el neurólogo López del Val, ejercitar la mente debe ir acompañado del ejercicio físico para que el resultado de todo sea favorable.

“Hay un reciente trabajo noruego que compara población anciana activa con población no activa y se confirma que el deterioro motor y cognitivo es muchísimo más prevalente e importante en los inactivos” expresaba el doctor.

El gran potencial de nuestra mente puede condicionarlo todo. En este caso, se ha demostrado que no solo influye a nuestra fisiología qué comemos sino cómo lo interiorizamos.

Por ejemplo, si disfrutamos de las excepciones con la comida basura y nos lo tomamos como un capricho del que disfrutar, los alimentos sentarán mucho mejor a nuestro organismo que si aceptamos con resignación el tener que comer de manera saludable. El sentirnos culpables nos impide avanzar y nos consume la energía.

Aplicar tu dominio mental en todo lo que haces

Hemos visto cómo dominar la mente nos ayuda desarrollar todavía más nuestro cuerpo, a superar enfermedades y cómo favorecer una buena digestión de los alimentos. Sin embargo, dominar nuestra mente también nos puede ser útil en nuestras actividades de ocio.

En el mundo del juego, tiene una gran importancia la psicología. Esta es muy importante para un juego justo y responsable, además que controlando cada movimiento podremos obtener mejoras en nuestras partidas. Actualmente, existen diversas opciones para acceder a este entretenimiento, desde aplicaciones en nuestro smartphone a juegos de ruleta online y todo a un solo clic.

Es necesario que dominemos nuestra mente para evitar caer en los errores más comunes de los jugadores. Entre ellos encontramos la avaricia, la impaciencia, la falta de disciplina y la mezcla del corazón con la cabeza. Con una buena disciplina sobre nuestro juego, realizaremos nuestras partidas como si de ajedrez se tratase, razonando previamente cada movimiento.