San Juan del Río, 6 Marzo 2020.- Un elemento de la Guardia Nacional fue muerto durante un enfrentamiento a balazos con presuntos huachicoleros, sorprendidos cuando extraían hidrocarburo de una toma clandestina de gas LP en San Juan del Río.

Los hechos ocurrieron durante la noche de ayer, sobre el acceso que conecta de la carretera Palmillas Toluca, a la comunidad de Santa Bárbara la Cueva, a un costado de la Autopista México Querétaro, donde se dijo que existe una toma clandestina en ductos de PEMEX.

De acuerdo a la información que logró conocerse, se supo que los elementos de la policía federal habrían sorprendido a varios sujetos que al parecer cargaban gas LP a una pipa, de una toma clandestina que se encuentra entre unas milpas.

Durante la intervención policíaca, fueron recibidos a balazos, por lo que uno de los elementos recibió un impacto de bala, que se dijo había penetrado en una parte vital del tórax, lo que le provocó la muerte.

La situación generó una fuerte movilización policíaca, en la que intervinieron la Policía Federal, el Ejército, la Guardia Nacional, la Policía Municipal y Policía Estatal.

Mientras que acudieron también elementos de rescate y emergencias, de la Unidad Municipal de Protección Civil y del Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM), quienes trataron de estabilizar al elemento caído, sin embargo se conoció que los esfuerzos fueron inútiles, ya que dejó de existir en el mismo lugar.

En el sitio quedó asegurada una pipa de gas LP, que se dijo estaba siendo abastecida por los individuos que agredieron a los policías de la Guardia Nacional y quienes huyeron sin que fueran detenidos.

En la zona donde ocurrieron los hechos, a unos 300 metros de la carretera federal 57 México Querétaro y de la carretera 55 Palmillas Toluca, se registró una fuerte movilización de patrullas de las diferentes corporaciones.

La zona quedó acordonada por la Policía Federal (Guardia Nacional) y se esperaba que llegara el Servicio Médico Forense (SEMEFO) y la Fiscalía Federal, por tratarse de robo de hidrocarburo y de elementos federales.

Finalmente las diferentes corporaciones, tanto estatales como municipales, se retiraron de la zona y la situación quedó a cargo de la Policía Federal y la Fiscalía General de la República.