Ginebra, 3 Mar (Notimex).- La Organización Meteorológica Mundial (OMM), informó que en el próximo trimestre del año se esperan temperaturas superiores a la media en muchas partes del mundo, pero descartó un fenómeno de calentamiento debido al fenómeno de El Niño.

Indicó que es probable que se registren “temperaturas de la superficie del mar superiores a la media en amplias zonas del globo, tanto en los trópicos como en regiones extratropicales”. Por ello las predicciones en el periodo referido serán superiores a los valores normales, en particular en latitudes tropicales.

“Incluso los meses con condiciones neutras con respecto al ENOS (El Niño-Oscilación del Sur) aún más cálidos que en el pasado, porque las temperaturas del aire y de la superficie del mar, así como el contenido calorífico de los océanos, han aumentado como consecuencia del cambio climático”, apuntó el secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

Apuntó que los océanos absorben más del 90 por ciento de la energía atrapada por los gases de efecto invernadero y “su contenido calorífico se encuentra en niveles sin precedentes”.

“El 2016 fue el año más cálido del que se tienen datos a causa de la combinación de un intenso episodio de El Niño y el calentamiento global. El año 2019 fue el segundo más cálido del que se tiene constancia, a pesar de que no se produjo un episodio intenso de El Niño. Y acabamos de dejar atrás el mes de enero más cálido jamás registrado”, recordó.

La OMM refirió que para la temporada de junio a agosto de este año, la probabilidad de que se den unas condiciones neutras del ENOS es del 55 por ciento, mientras que la probabilidad de un episodio de El Niño oscila entre el 20 y el 25 por ciento.

Puntualizó que el ENOS es un fenómeno natural que se caracteriza por la fluctuación de las temperaturas de la superficie del océano en el Pacífico ecuatorial, asociada a cambios en la circulación de la atmósfera.

“Es un fenómeno que ejerce una gran influencia en las condiciones meteorológicas y climáticas, y está vinculado a peligros como lluvias fuertes y sequías. El Niño suele producir un aumento de las temperaturas mundiales, mientras que La Niña ejerce el efecto contrario”, explicó.