Luego de que en días anteriores uno de los más longevos directivos del COI ofreciera una entrevista en la que se asomó la posibilidad de cancelación de los JJOO, el resto de los integrantes aclararon la situación asegurando que no existe otra posibilidad, más que llevar a cabo los Juegos, y que Japón garantizará la seguridad de todos los atletas.

Las autoridades de Tokio también dijeron lo propio: “no habrá ningún cambio en la celebración de los Juegos respecto a lo planeado”, aseguró así Katsura Enyo, subdirectora general de la Oficina de Preparación de Tokio 2020.

Otros voceros han dicho que hasta ahora, el COI no ha tratado formalmente la posibilidad de cancelar los Juegos, programados para celebrarse del 24 de julio al 9 de agosto. “El COI está igualmente comprometido a seguir adelante con el proyecto que ha sido planificado durante los últimos seis años y medio”, afirmó también Dick Pound.

A pesar de todo esto, se han dado situaciones que parecen poner en riesgo la celebración de los juegos olímpico; por ejemplo, los organizadores de la liga japonesa de fútbol aplazaron hasta el 15 de marzo todos los partidos de la primera, segunda y tercera división. Se tomó la decisión también de reprogramar dieciséis partidos de rugby. Otras disciplinas han hecho lo propio y han suspendido competiciones y eventos más pequeños.

Muchos son los rumores que recorren Japón en torno a este tema. En varios medios se habla sobre la cancelación, mientras que otros obtienen entrevistas individuales de miembros del Comité. Lo cierto es que, aún, no se ha fijado una posición oficial y global sobre la cancelación final, o no, de los JJOO.

La última vez que los Juegos se suspendieron ocurrió debido a la Segunda Guerra Mundial. En esta época es difícil que un evento de esta magnitud se cancele indefinidamente, pero lo cierto es que las dudas sobre Tokio 2020 no cesan, y se mantienen firmes luego de que, Toshiro Muto, presidente ejecutivo del Comité Organizador, dijera que estaba “seriamente preocupado” sobre el virus.