Querétaro, 10 Febrero 2020.- El Director General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Luis Antonio Ramírez Pineda, reconoció que realizan una labor destacada e indispensable en el Modelo de Salud Preventivo de enfermedades bucodentales.

Dijo que en su mayoría tienen que ver con los malos hábitos alimenticios e higiénicos, que han causado caries en 92.6 por ciento de las y los mexicanos y Caries Severa en la Infancia Temprana (CSIT) en 36.8 por ciento de infantes de 3 a 5 años.

En el marco del día del odontólogo, apuntó que el Instituto fortalece el reequipamiento de servicios dentales y este año adquirió y distribuyó en las clínicas más necesitadas del país 135 unidades estomatológicas.

Así como 31 aparatos de Rayos X dental y 74 equipos esterilizadores de vapor, para brindar una atención digna y de calidad a los derechohabientes, como ha instruido el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con la Subdirección de Prevención y Protección a la Salud, durante 2019 los odontólogos del Instituto realizaron siete millones 895 mil 869 acciones preventivas y otorgaron un millón 388 mil consultas bucales a la comunidad derechohabiente, tanto en unidades de primer nivel de atención, Estancias de Bienestar y Desarrollo Infantil (EBDI’s) y en la Clínica de Especialidades Dentales (CED) “Dr. Honorato Villa Acosta”.

Por su parte, el Director de la CED, Miguel Valencia González, afirmó que la salud bucodental impacta de manera sistémica en todo el organismo, en digestión, nutrición y autoestima. Incluso, enfatizó, los procesos infecciosos en boca pueden causar desde amigdalitis hasta cardiopatías muy serias, por lo que su prevención adquiere gran relevancia.

La segunda gran causa de atención odontológica en el Instituto son las patologías parodontales, procesos infecciosos en encías que pueden llegar a afectar los tejidos que sostienen al diente, la prevalencia de gingivitis en la población nacional es mayor al 48 por ciento en todos los grupos de edad.

En la población pediátrica, refirió, además de la Caries Severa en la Infancia Temprana, los principales motivos de consulta son maloclusiones dentales y dientes retenidos y no erupcionados, cuyo tratamiento oportuno previene formación de quistes o tumores odontogénicos, de ahí la importancia de vigilar el desarrollo dental desde los seis meses de edad.

Enfatizó la relevancia de fomentar buenos hábitos de alimentación e higiene buco dental en el hogar, para evitar múltiples problemas de salud a lo largo de la vida. 

Por último, recomendó evitar alimentos industrializados ricos en azúcar como jugos y refrescos, frituras o alimentos considerados chatarra; lavarse los dientes después de cada alimento; acudir a una consulta dental preventiva desde los seis meses de edad y cada seis meses a lo largo de la vida para entrenarse en técnicas de cepillado, vigilar el adecuado crecimiento funcional y la detección y control de cualquier patología.