Nace en las familias la violencia feminicida: Titular de CONAVIM

CONAVIM violencia
La titular de la CONAVIM, María Candelaria Ochoa Ávalos, de manera inusitada afirmó que la violencia de género "se anida en la familia". FOTO: ILUSTRATIVA.

Guadalajara, México, febrero (SEMlac).- La titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM), María Candelaria Ochoa Ávalos, de manera inusitada afirmó que la violencia de género “se anida en la familia” y luego se propaga en la sociedad, tras de señalar que en 2019 se denunciaron más de 777.000 delitos contra las mujeres ligados a la violencia familiar, uno grave como el abuso de menores que deriva en embarazos adolescentes.

Aunque el discurso es “todo sucede en la familia”, reconoció que hay una cultura machista reafirmada en otros ámbitos de la sociedad, como la escuela y los medios de comunicación.

El que la violencia nazca en la familia explica por qué es tan difícil erradicarla. Se aprende en la familia, luego se traduce en los espacios públicos de toda índole. Los hombres que violentan a la familia, seguramente violentarán a mujeres de otras familias en todos los espacios.
En una conferencia Reproducción de la Violencia y Cambios Culturales, impartida para estudiantes del Doctorado en Ciencias Sociales de la UDG, Ochoa Ávalos dio a conocer la magnitud del problema.

En 2019 se denunciaron de dos millones 15.641 de delitos, de los cuales el índice más alto se ligó a la violencia intrafamiliar y contra la mujer, con 717.787 casos. De estos, 274.359 fueron delitos de violencia de pareja; acoso y hostigamiento, 8.022; abuso sexual, 4.813; violación, 3.208; violencia sexual y feminicidio, 1.007 delitos, y corrupción de menores, 1.466.

Explicó que los esquemas de violencia machista en la familia, se reproducen en la Iglesia o la escuela.

La comisionada de CONAVIM y responsable federal del seguimiento y efectividad de las Alertas de Violencia de Género contra las Mujeres, afirmó que “frente a las representaciones sociales de las mujeres buenas, abnegadas, comprometidas con la familia, se esconde paradójicamente también la representación del control sobre las mujeres a través de la violencia, y de la que cada una puede ser objeto, tanto en el ámbito privado e íntimo, como del espacio público y en sus distintas configuraciones, como la escuela, el trabajo o la política.

¿Por qué en la familia? Preguntó y recordó que la familia es el núcleo donde se sustentan los valores de género, por ello se deben analizar las conductas y las relaciones al interior de las familias.

En 2019 se registraron 70.000 embarazos en mujeres de entre 10 y 19 años. Y sólo para el 2015, 12.000 partos de menores de 14 años, lo cual en un altísimo porcentaje eran violaciones sexuales por sus familiares: padres, hermanos, primos, etcétera.

Es de suponer que la mayoría de los embarazos en niñas menores de 15 años son producto de violaciones sexuales por sus familiares y en un alto porcentaje de familiares muy cercanos, pero que nunca fueron denunciados como tal.

Para la funcionaria de la Secretaría de Gobernación, esta situación llama urgentemente a hacer cambios culturales de fondo para procurar una sociedad incluyente, plural y pacífica. La transversalización de las políticas de género debe entenderse como política de alto nivel y responsabilidad con recursos, capacitación y revisión de prácticas de gobierno.