La Casa del Cine Mx
La Casa del Cine Mx ha luchado por ser un espacio de difusión de películas que no responden a la lógica de mercado de las grandes cadenas de distribución. FOTO: lacasadelcine.mx.

México, 29 de enero (Notimex).— Desde sus inicios, La Casa del Cine Mx ha luchado por ser un espacio de difusión de películas que no responden a la lógica de mercado de las grandes cadenas de distribución; 2020 marca su noveno aniversario formando nuevos públicos, “abrimos puertas el 1 de enero de 2011, por lo que en enero de 2020 cumplimos nueve años”, refiere Carlos Sosa, director del recinto en entrevista con Notimex.

Sosa reconoce que han sido dos retos principales los que han tenido que sortear desde su inauguración: el económico y la búsqueda del público. “El primer reto era encontrar a este público que pudiera hacer uso de este espacio y también lograr hacerlo autosustentable; ese primer reto económico lo fuimos logrando poco a poco”.

La Casa del Cine Mx
FOTO: lacasadelcine.mx.

La Casa del Cine Mx, ubicada en la calle de Uruguay, número 52, surge como una respuesta a todo este público que no es atendido por las salas de cine convencionales. “Existe esta idea de que la gente no quiere ver cine nacional, lo cual es una idea muy vaga y absurda”, considera Carlos.

De acuerdo con su análisis, “las salas de cine tradicionales se han hecho de un mercado muy particular, donde sólo 12 por ciento de la población de México tiene acceso a sus salas”; el también productor señala que el resto de la población no tiene oportunidad de ir a una sala, “una persona que gana dos salarios mínimos al día pues le sale muy caro ir al cine, comprar sus palomitas y todo”.

La gente que acude a las dos salas que tiene La Casa del Cine Mx es un público que “responde a otras necesidades económicas”. En su primer año de vida, y con una sola sala de 43 butacas, lograron llevar a dos mil 500 espectadores; “ahora en 2019 acabamos con 30 mil 500 espectadores, eso es lo que hemos subido”.

La Casa del Cine Mx
FOTO: lacasadelcine.mx.

En esos nueve años han logrado formar a un público cautivo, Carlos asegura que “para muchos de esos espectadores su primera vez viendo una película fue en nuestra sala, su primer acercamiento al cine fue aquí y se volvieron recurrentes”.

Darle espacio al cine nacional
Como productor de cine, Carlos Sosa es consciente del difícil entorno que enfrentan las películas de corte nacional al momento de ser lanzadas en cartelera. “En las grandes cadenas, la cuota de pantalla para cine nacional es de 10 por ciento, ve tú a saber si la respetan o no porque no hay quién pueda medir eso”.

Al respecto, La Casa del Cine Mx tiene una regla, “por lo menos 35 por ciento de nuestra programación debe ser cine nacional”, menciona Sosa. De acuerdo con sus datos, “es sorprendente, porque del 100 por ciento de la gente que entra, 35 por ciento vino a ver cine nacional, es decir, el mismo porcentaje de películas que tenemos corresponde a gente que vino a ver cine nacional”.

Carlos explica que al momento de elegir su programación, funcionan como una sala de cine tradicional. “Nosotros entramos a lo que llaman el ‘competitive’, que es que todas las distribuidoras, meses antes, lanzan el calendario de lo que van a sacar en las salas de cine y entonces las salas alternativas van pidiendo lo que quieren”.

La Casa del Cine Mx
FOTO: lacasadelcine.mx.

Bajo este esquema, La Casa del Cine Mx puede estrenar películas con dos semanas de retraso en función de las grandes cadenas distribuidoras. “La gente luego me dice: ¿no te importa que no entres al mismo tiempo que los otros cines?; les digo que no, no me importa”.

El público que viene a Casa del Cine ya sabe que su calendario es dos semanas después del calendario de las salas tradicionales; esas dos semanas, con toda la publicidad que se hace por la película y el boca a boca, a nosotros nos sirve para que la gente venga.

A un año de su décimo aniversario, Carlos Sosa toma lápiz y papel para revisar los pendientes: “vamos muy bien, pero uno nunca está exento de mejorar; entonces pretendemos mejorar las salas. No podemos tener más salas, por espacio, pero sí podemos hacerlas más cómodas”, concluye.