Uber inicia pruebas con vehículos autónomos en Washington, DC

Las pruebas se retoman nueve meses después de controversia por accidente fatal en Tempe, Arizona.

Uber vehículos autónoma
Tres resolver las controversias y problemas legales tras un accidente fatal en Tempe, Arizona, Uber retoma pruebas de vehículos de conducción autónoma. FOTO: UBER.

La compañía de transporte privado Uber, con ingresos que ascienden a los 3, 166 miles de millones de dólares, retomará las pruebas de conducción de vehículos autónomos en la ciudad de Washington DC.

Sin embargo, señala la empresa en un comunicado del 23 de enero de 2020, no se realizarán dichas pruebas, por ahora, sin el apoyo de un conductor de seguridad, con la finalidad de preservar la seguridad de todos los involucrados, en este nuevo periodo de pruebas.

Esta nueva etapa de experimentación, a iniciar el 24 de enero de 2020, se realizará para obtener un confiable sistema de trazado de caminos públicos y recopilación de datos de las calles, con la finalidad de ser replicados posteriormente por el área de ingeniería, y asegurar un sistema de conducción segura, eficiente y efectiva, indica la empresa de transporte privado.

“Estamos en una misión para proveer tecnología segura y confiable a nuestros usuarios en todo el mundo, creando un impacto positivo por medio de vehículos autónomos”, enuncia Danielle Burr, Jefa de Asuntos Federales de Uber.

Uber se vio inmerso en medio de una controversia legal tras un accidente fatal en Tempe, Arizona, en el cual perdió la vida Elaine Herzberg, de 49 años, al ser impactada por un vehículo autónomo, cuando utilizaba su bicicleta.

Dicho transporte, a pesar de contar con la figura de conductor de seguridad, se vio envuelto en el evento por presunta conducta irresponsable de la conductora, al estar utilizando su teléfono celular para ver un programa de televisión, por ellos, la empresa tuvo que afrontar problemas legales.

Tras una larga investigación, la Junta de Seguridad de Transportación Nacional en Estados Unidos decidió que la culpabilidad del suceso es compartida entre Uber, la Sra. Herzberg, el conductor de seguridad y el gobierno federal, por no haber regulado apropiadamente a la industria de los vehículos autónomos.

En este sentido, Uber no es la única compañía realizando dichas pruebas, pero se vieron obligados a suspenderlas por el accidente, ocurrido en marzo de 2018. “Aunque estamos emocionados con las posibilidades, seguimos comprometidos con que cada milla transitada en los caminos públicos, se traduzcan en información segura y significativa para informar el trabajo de desarrollo”, enuncia la empresa a través del comunicado citado.

“Esperamos que esta primer ronda de recolección de datos con conducción manual asiente las bases para probar nuestros vehículos en modo autónomo en Washington DC”, concluye, abriendo la posibilidad a que la conducción autónoma en el servicio privado de transporte se concrete en el mismo año.